Vueling, compañía que preside, es uno de los clientes del consorcio

El conflicto de intereses de Piqué limitará el papel de España en EADS

El conflicto de intereses de Josep Piqué al simultanear los cargos de presidente de Vueling y consejero de EADS condicionará su papel en el máximo órgano de administración del consorcio europeo, sobre todo en decisiones relacionadas con Airbus que pueden ser claves.

Josep Piqué, presidente de Vueling
Josep Piqué, presidente de Vueling

La elección de Josep Piqué como representante de los intereses españoles en el consejo del consorcio aeroespacial EADS por parte del Gobierno de Rajoy ha sido bien acogida, tanto por la industria como por el resto de socios en la compañía (Alemania y Francia).

Su experiencia como ministro de Industria de 1996 a 2000 (y, por tanto, responsable de la política aeroespacial de España en el momento en el que CASA se integró en EADS), su paso por las carteras de Exteriores y Ciencia y Tecnología y su actual cargo de presidente de Vueling son credenciales más que suficientes para justificar su nombramiento como representante del holding público SEPI en el grupo europeo.

Sin embargo, su presencia al frente de la aerolínea catalana va limitar su capacidad de decisión en el consejo de EADS. Vueling es uno de los clientes significativos de Airbus (filial del consorcio aeroespacial) en España, con una flota formada, en exclusiva, por aviones de la familia A-320.

AIRBUS GROUP 125,50 1,11%

Es más, los planes del fabricante aeronáutico, a corto plazo, en España pasan por vender más aeronaves a tres compañías: Iberia, Air Europa y, también, la propia Vueling.

Parte interesada

"Efectivamente, en determinados asuntos puede existir un conflicto de intereses, lo que obligará al señor Piqué a tener que abstenerse en determinadas votaciones, no estar presente en algunas reuniones, guardar la reserva debida o, incluso, no tener acceso a determinada documentación", explicaron desde dentro de EADS.

¿Qué temas quedarán "vetados" para el nuevo consejero? Por supuesto, todos los que afecten directamente a Vueling, pero también los que tengan que ver con sus competidores directos. Además, asuntos relacionados con Airbus, sobre todo aquellos vinculados a políticas comerciales y de precios.

En cualquier caso, las fuentes consultadas también quisieron dejar claro que el peso que estos temas tienen en las reuniones habituales del consejo es "relativo".

"Aunque todo lo que tiene que ver con Airbus y la aviación comercial es lo más mediático, EADS es un grupo muy grande en el que se tratan otros muchos asuntos. Además, en el consejo, por regla general, no se baja en exceso al detalle concreto de muchas de las decisiones que se toman en las filiales, se tratan más líneas generales", puntualizaron.

Según el informe anual elaborado por el consejo, el año pasado el máximo órgano de administración de EADS se reunió en nueve ocasiones y recibió información periódica de la evolución de la compañía a través de informes elaborados por el consejero delegado, Louis Gallois.

A lo largo del ejercicio, los consejeros controlaron el progreso de programas clave, como el de la nueva versión del A-320 (el A-320 Neo, uno de los aviones en los que podría estar interesado Vueling), el del superjumbo A-380 o del avión de transporte militar A-400M, entre otros. Además, recibieron información puntual y más detallada de la evolución del A-350, la nueva apuesta del grupo para largo alcance, y de las mejoras en su gestión.

El relevo

Piqué entrará en eADS el próximo 31 de mayo

Josep Piqué no entrará en el consejo de EADS hasta la junta general que se celebrará el próximo 31 de mayo.

En ella se elegirá a Tom Enders como nuevo consejero delegado del grupo.

Piqué no podrá asistir al consejo previo a la junta, pero será informado de lo que se trate en un encuentro informal posterior.

Como consejero, cobrará un fijo de 80.000 euros al año más 5.000 por cada reunión del consejo.

"Mecanismos adecuados" para evitar problemas

En la documentación preparada por EADS para la junta general de accionistas del próximo 31 de mayo, en la que se elegirá a Piqué como nuevo consejero del grupo europeo, figura un párrafo sobre el posible conflicto de intereses del exministro por presidir una aerolínea (Vueling) que opera aviones de Airbus. "EADS considera que cuenta con los mecanismos adecuados para tratar cualquier posible conflicto de intereses, si este se produce y cuando sea necesario", señala el consorcio.

El estatuto de los consejeros de EADS establece, en su último artículo, que los integrantes del máximo órgano de administración del grupo deberán evitar cualquier conflicto de intereses que sea significativo tanto para la compañía como para el propio consejero.

En caso de darse, deberán comunicar "de forma inmediata" la situación al presidente del grupo y facilitarle toda la información que pueda ser relevante sobre este asunto.

La posibilidad de que los consejeros puedan tomar parte en operaciones que puedan suscitar este tipo de conflictos queda en manos del conjunto del consejo, que deberá aprobarlo y hacerlo con las condiciones previstas, habitualmente, en el sector afectado.

El estatuto, precisa, no obstante, que "los consejeros no podrán tomar parte en ningún debate o toma de decisiones que afecte a una materia u operación en la que exista conflicto de intereses" con la propia EADS.

En el caso del consejo de Vueling, Piqué abandonará las reuniones en el momento en el que se tenga que tomar alguna decisión que implique a Airbus, según fuentes de la aerolínea.

Piqué, que tomará el relevo de Juan Manuel Eguiagaray, será elegido consejero de EADS hasta 2017.