Cede el testigo a su hijo para que se encargue de relanzar el grupo

El fundador de Benetton cede a su hijo la presidencia del grupo textil

El fundador de Benetton, Luciano Benetton, cedió ayer las riendas del grupo textil a su hijo Alessandro, que fue nombrado presidente por el consejo de administración de la compañía italiana.

El pasado domingo, en una entrevista al diario Corriere della Sera, Luciano Benetton reconocía que había llegado el momento de ceder el testigo a su hijo para que se encargue de relanzar el grupo. Fundado hace 47 años, Benetton se ha visto relegado en los últimos años por la efectividad comercial de sus dos principales rivales europeos, Inditex y H&M.

El grupo textil italiano asegura que Alessandro Benetton guiará la actividad de la empresa en un escenario de crisis "con la finalidad de avanzar con la debida rapidez y de manera decisiva hacia el crecimiento y la mejora de la rentabilidad", según asegura a través de un comunicado.

Desde 2007, Alessandro Benetton ejercía como vicepresidente ejecutivo de Benetton Group, del que era consejero desde 1998. Además, controla la firma de capital riesgo Grupo 21, que posee un patrimonio de más de 1.300 millones de euros. También es consejero de Edizione, el holding familiar; de Autogrill y miembro de la junta de Confindustria (Confederación italiana de industriales).

Según Alessandro Benetton, de 48 años, su nueva etapa al frente de la compañía textil estar marcada por "el doble objetivo de crear continuidad y renovación", para lo que aprovechar los puntos fuertes de Benetton, "principalmente la presencia del grupo en el mundo, la valiosa red de socios comerciales e industriales y la reputación global de las marcas", afirmó.

El grupo Benetton posee una red de 6.500 establecimientos en 120 países y una cifra de negocio de, aproximadamente, 2.000 millones de euros.

salida de Bolsa

l La principal misión del nuevo presidente de Benetton será pilotar su exclusión de Bolsa. Un movimiento que trata de facilitar futuras alianzas con otros grupos de distribución, así como desinversiones de activos, según ha especulado la prensa italiana.