Sabotaje coordinado

Una protesta contra el 'tarifazo' paraliza 13 trenes del Metro de Madrid

Han tirado del freno de emergencia de 13 trenes en 13 estaciones diferentes. Y el sabotaje coordiando de los activistas anónimos contra la mayor subida del precio del transporte público de Madrid en 10 años ha paralizado en hora punta y durante unos minutos el servicio de nueve líneas, lo que ha generado retrasos en el servicio que han afectado a unas 8.000 personas, según responsables del transporte público, que han presentado una denuncia en comisaría. Las autoridades están revisando las grabaciones para identificar a los autores, de los que ya ha identificado a tres. De momento se estudia si puede ser considerado un acto vandálico o un delito.

Usuarios del Metro de Madrid esperan a que llegue el tren en una fotografía de archivo.
Usuarios del Metro de Madrid esperan a que llegue el tren en una fotografía de archivo.

Según han informado los activistas en un comunicado en el que no se identifican, la acción se ha denominado Toma el Metro. Pretendían demostrar que "los ciudadanos de Madrid no están dispuestos a aceptar esta subida abusiva de las tarifas". "Haremos lo que sea necesario para frenar el incremento", han apuntado los activistas, que consideran "escandalosa" e "intolerable" la subida.

El grupo ha anunciado que la de hoy sólo es la primera de sus acciones y que no pararán "hasta que la subida de tarifas sea retirada y comience una bajada progresiva de los precios hasta que el acceso de todas las personas al transporte público esté garantizado". Llaman "a todas las personas" que viven en Madrid "a emprender acciones colectivas".

El sabotaje se ha producido a las 8.30 horas en trenes que en ese momento estaban en Cuatro Caminos (línea 1); Sevilla (línea 2), Argüelles y Embajadores (línea 3), Núñez de Balboa (línea 5), Príncipe Pío, Ciudad Universitaria y Sáinz de Baranda (línea 6), García Noblejas (línea 7), Colombia (línea 8), Ventilla y Príncipe de Vergara (línea 9) y Nuevos Ministerios (línea 10).

La subida de tarifas, decretada por el Gobierno de Esperanza de Aguirre, incrementa casi el 30% en el metrobús -10 billetes a cambio de 12 euros, antes eran 9,30-, sube el billete sencillo, en caso de que el viajero recorra más de cinco paradas, y dobla el precio del viaje al aeropuerto hasta cinco euros. Aguirre, que ya había incrementado las tarifas en 2011, había prometido a principios de año que en 2012 no volvería a subir los precios.