Cierre de sesión

Signo mixto en Wall Street

Los operadores de la Bolsa de Nueva York han peleado por revertir la corriente vendedora de la víspera a la expectativa de Apple, que presentará resultados esta noche.

Letrero de Wall Street
Letrero de Wall Street

Las alzas vuelven al parqué neoyorquino después de que ayer las pérdidas en Europa lo arrastraran a terreno negativo, gracias al empuje de dos de sus componentes, 3M y AT&T, que han presentado antes de la apertura unos resultados mejores de lo previsto por los analistas. Solo las empresas tecnológicas pierden, propiciando el signo mixto.

Al cierre, el Dow Jones sube un 0,58% (13.001 puntos) y el S&P 500, un 0,37% (1.371 enteros). El selectivo tecnológico, el Nasdaq, ha sido el peor parado de la jornada y cede un 0,30% (2.961 puntos), a la espera de que Apple presente sus resultados trimestrales al cierre del mercado.

El ánimo comprador se ha producido al calor de los resultados de la operadora de telefonía AT&T y el grupo 3M, que lideran el lado positivo del Dow Jones con unos avances del 3,63% y el 1,56%, respectivamente.

DOW JONES 35.227,03 1,87%

3M, que fabrica desde los populares Post-it hasta pantallas LCD, ganó en el primer trimestre de 2012 1.125 millones de dólares, el 4% más que los 1.081 millones de dólares que se anotó en el mismo periodo de 2011, lo que ha atribuido al incremento de ventas en sus divisiones de automoción y aeroespacial.

La segunda mayor operadora de telefonía móvil de EE UU, AT&T, ha anunciado por su parte que de enero a marzo de 2012 tuvo una ganancia neta de 3.584 millones de dólares, el 5,2% más interanual, impulsado por las ventas de teléfonos inteligentes y tabletas.

Estas cuentas han tenido más peso en el ánimo de los inversores que dos datos coyunturales peores de lo esperado en Estados Unidos, donde la confianza de los consumidores ha bajado levemente en abril y el precio de las viviendas retrocedió el 3,5% en febrero pasado.

Los inversores neoyorquinos han conseguido así olvidar temporalmente las preocupaciones procedentes de Europa, que propiciaron ayer un descenso del 0,78% en el Dow Jones debido a la dimisión del primer ministro holandés, Mark Rutte, y a la victoria socialista en la primera vuelta de las elecciones francesas.

Hoy los inversores también han estado pendientes del inicio de la reunión de dos días sobre política monetaria de la Reserva Federal de EE UU, que culminará el miércoles con la publicación de las conclusiones del banco central y la conferencia de su presidente, Ben Bernanke, que siempre se sigue con gran expectación en Wall Street.

Empresas

En el Dow Jones destacan los ascensos de la gran competidora de AT&T, Verizon (2,41%) y el grupo informático IBM (0,69%), mientras que en el lado de las pérdidas tan solo se colocan cuatro compañías lideradas por la cadena minorista Wal-Mart (-2,97%), quien da continuidad a las pérdidas de ayer, golpeada por la investigación interna que ha iniciado por los supuestos sobornos a autoridades mexicanas hace siete años y que destapó este fin de semana el diario The New York Times.

También ha avanzado el 0,13% United Technologies, tras anunciar que entre enero y marzo obtuvo un beneficio neto de 1.183 millones de dólares, el 22% más interanual, gracias al aumento de las ventas de aires acondicionados en EE UU en los últimos meses.

Fuera de ese índice Texas Instruments pierde el 1,66% tras anunciar al cierre de la pasada jornada que en el primer trimestre del año ganó 265 millones de dólares, el 60% menos interanual.

Por su parte, el proveedor de contenidos audiovisuales Netflix se ha desplomado el 13,90% un día después de anunciar que en el primer trimestre del año perdió 4,58 millones de dólares, lo que supone su primer trimestre en números rojos en siete años y lo que ha atribuido a su expansión internacional.

En cuanto a las materias primas, el petróleo de Texas sube el 0,42% y cierra a 103,55 dólares por barril en un día de ganancias en Wall Street por resultados empresariales que han convencido a los inversores y en el que se ha debilitado el dólar por datos económicos de EE UU peores de lo previsto.