La demanda supera en 4,88 veces la oferta

El Tesoro capta 1.900 millones en letras pero paga casi el doble

Prueba superada. El Tesoro ha captado 1.900 millones de euros, una cantidad en la parte alta del objetivo establecido entre los 1.000 y 2.000 millones. La demanda total ha sido firme al superar en 4,88 veces la oferta pero los tipos casi se han doblado respecto a la emisión de marzo. El medio a tres meses ha quedado en el 0,634% y en el seis meses ha aumentado hasta el 1,58%.

Dinero en euros sobre una página de cotizaciones.
Dinero en euros sobre una página de cotizaciones.

La prudente estrategia del Tesoro ha vuelto a dar frutos hoy. El Estado tenía como objetivo captar entre 1.000 y 2.000 millones de euros en la subasta de letras a tres y seis meses, una meta que ha logrado cumplir sin demasiados sobresaltos pese a que los mercados se encuentran en uno de los momentos álgidos de la crisis soberana europea. En total ha emitido 1.900 millones, una cantidad ligeramente inferior al máximo fijado. El principal contrapunto ha sido el precio de emisión, pues el mercado ha exigido casi el doble que en la subasta al mismo plazo realizada el pasado 27 de marzo.

El nuevo rebrote de tensión y la escalada de las primas de riesgo pasa factura al Estado, lo que ha provocado que a pesar de que el objetivo de captación fijado para hoy resultara el más bajo de todas las subastas realizadas este año, el Tesoro haya optado por no colocar el máximo previsto ante el fuerte incremento de los costes de emisión. La buena noticia es que el interés de los inversores ha sido elevado y en total la demanda ha superado en 4,88 veces la oferta fijada al alcanzar los 9.438 millones.

La demanda se ha centrado especialmente en el tramo de tres meses, considerado más seguro. En total el Tesoro ha emitido 725 millones de euros en esta referencia tras recibir peticiones que han superado en 7,61 veces la oferta. Un ratio de cobertura muy superior a las 3,51 veces de la emisión anterior de finales de marzo. Pero el tipo de interés medio se ha incrementado hasta el 0,634% desde el 0,381% de la emisión anterior, al calor del repunte de la prima de riesgo española y de la desconfianza que impera en Europa. El marginal se situó en el 0,72% desde el 0,428% anterior.

En la referencia a seis meses se colocaron 1.200 millones al 1,58% frente al 0,836% de la emisión anterior. El marginal quedó en el 1,625% frente al 0,868% anterior. En esta referencia la demanda superó en 3,25 veces la oferta pero resultó inferior a la de la subasta de marzo cuando alcanzó 5,56.

Las letras a tres y seis meses no aportan financiación neta, ya que vencen en el mismo ejercicio. El Tesoro tiene en la actualidad cubiertas en torno al 50% de las necesidades de liquidez para el ejercicio, y hoy ha realizado la emisión para satisfacer la demanda en este tramo. No necesita, por tanto, forzar cantidades ni tipos, especialmente en unas condiciones del mercado como las actuales, según explica el ministerio de Economía.

La prima de riesgo de España recortó ligeramente al entorno de los 420 puntos básicos después de la subasta desde los 430 de primera hora de la mañana en una sesión que arrancó con algo más de calma tras la sesión de nervios de la víspera. El Ibex, pese a todo, se encuentra por debajo de los 7.000 puntos pero gracias al repunte de hoy se aleja de los mínimos de 2009 que rozó en la sesión de ayer.

La incertidumbre que planea sobre el Viejo Continente a raíz de la victoria en la primera vuelta de las elecciones francesas del candidato de socialista François Hollanda y la crisis de gobierno en Holanda ha disparado la tensión en los mercados, temerosos de un cambio en las políticas de austeridad que imperan en Europa. La posibilidad de que se abra un nuevo frente en que ponga fin a la hegemonía ejercida por Alemania no sentó muy bien ayer a un mercado que en los últimos años ha sido testigo de sucesivos recortes que tenían por objeto control el déficit. La noticia trajo consigo más incertidumbre tanto la renta variable como en la renta fija.

Holanda coloca 2.000 millones el día después de la dimisión del Gobierno

Holanda se enfrentaba hoy a su primera prueba de fuego después de la dimisión ayer del ejecutivo. La imposibilidad de llegar a un acuerdo para la aprobación de los recortes que permitirán al país reconducir su déficit, convirtieron ayer a Holanda en el nuevo foco de inestabilidad de Europa en compañía de Francia y de los países de periféricos de la eurozona.

Esta mañana el tesoro holandés ha acudido al mercado para obtener financiación justo en un momento en su prima de riesgo alcanza los 75 puntos básicos. Holanda ha colocado en línea con lo previsto, es decir, 2.000 millones de euros en bonos a dos y 25 años.

Para la deuda a dos años ha conseguido vender 1.000 millones de euros al 0,53%. En la deuda a largo plazo (995 millones de euros) el precio exigido ha sido del 2,782%.