Defensa apuesta por que España se integre en proyectos internacionales de UAV

Aviones no tripulados, un negocio de 5.000 millones al año

Aviones no tripulados, un negocio de 5.000 millones
Aviones no tripulados, un negocio de 5.000 millones

El negocio de los aviones no tripulados (UAV, por sus siglas en inglés) va a seguir siendo uno de los de mayor crecimiento en los próximos años en el sector de la aeronáutica. Su uso cada vez más intensivo en el campo militar y la previsible incorporación en áreas de aplicaciones de seguridad o civiles (vigilancia de fronteras, control de incendios, para diseño de cartografía y mapas, y un largo etcétera de usos) van a provocar que las inversiones en esta actividad prácticamente se dupliquen en la próxima década.

Así, y según el recién publicado informe sobre los UAV de la consultora estadounidense Teal Group (referencia en el sector), el dinero destinado a este nicho de mercado pasará de los 6.600 millones de dólares (5.025 millones de euros) anuales de la actualidad a unos 11.400 millones de dólares (8.675 millones de euros) dentro de diez años.

O lo que es lo mismo, 89.000 millones de dólares (67.760 millones de euros) en inversiones en UAV que se acumularán en una sola década.

"El mercado de los aviones no tripulados se mantendrá fuerte pese a los recortes presupuestarios en defensa. Los UAV han demostrado su valía en Irak, Afganistán o Pakistán y seguirán siendo una de las máximas prioridades de los ejércitos, tanto de Estados Unidos como del resto del mundo", avanza Philip Finnegan, uno de los autores del informe.

Estados Unidos se mantendrá como el principal impulsor de este mercado. Los norteamericanos concentrarán el 55% de todas las compras de UAV en los próximos 10 años y el 62% de la inversiones en I+D para este tipo de aviones.

Sector clave

Precisamente ayer, el secretario de Estado de Defensa, Pedro Argüelles, subrayó la importancia de este sector para la industria aeronáutica y de defensa en España, en la inauguración de Unvex, la mayor feria de sistemas no tripulados que se celebra en el país.

Argüelles incidió en la necesidad de que la industria española "profundice" en este campo y garantizó el apoyo de la Administración, sobre todo a través de la pública Inta. Además, incidió en la necesidad de integrarse en las iniciativas europeas abiertas en torno a los UAV.

El presidente de la patronal Tedae, Julián García Vargas, fue más concreto y afirmó que España tiene que tratar de participar en el proyecto de un gran avión no tripulado que van a impulsar Francia y Reino Unido en el marco del acuerdo de colaboración en defensa alcanzado por los dos países.

García Vargas también insistió en que las empresas españolas implicadas en el desarrollo de UAV tienen que aumentar su "sentido práctico y comercial" y apostar por concentrar esfuerzos y aumentar su colaboración y sinergias para poder internacionalizarse con mayor eficacia.

El problema de la regulación

España podría participar en la alianza de Francia y Reino Unido en UAV

¿Cuál es la principal barrera que está frenando el desarrollo pleno de los aviones no tripulados? La respuesta de los expertos reunido en la feria del sector Unvex es unánime: la falta de regulación.

Europa tiene todavía que desarrollar las normas definitivas que permitan la operación en el aire de UAV de distintos tipos y de las aeronaves convencionales en un espacio aéreo no segregado.

Asimismo, debe impulsar todo lo relacionado con certificaciones de seguridad y regular el ámbito de la responsabilidad civil (que UAV de observación, por ejemplo, no invadan la esfera de la vida privada).

Estados Unidos tiene previsto poner en marcha la regulación de este tipo para 2015. En el caso de la UE, la fecha que ya se maneja es 2018, según explicó Christian Bréant, de la Agencia Europea de Defensa.

Una buena noticia para las principales empresas del sector en España: desde las grandes como Cassidian (EADS), Indra o Thales, hasta las de menor tamaño, como Tekplus o Aerovision.