La reforma sanitaria en el BOE

Los usuarios de la sanidad pública pagarán parte de las prótesis y los productos dietéticos

El Boletín Oficial del Estado (BOE) publica hoy la reforma sanitaria, que incluye el copago farmacéutico en función de la renta y de parte de los servicios. Según este texto, los usuarios deberán pagar parte de las prótesis, los productos dietéticos e incluso el transporte sanitario no urgente. Además, las comunidades deberán adoptar el copago farmacéutico antes del 30 de junio próximo.

Los usuarios de la Sanidad pública tendrán que pagar parte de las prótesis, los productos dietéticos e incluso el transporte sanitario no urgente, según el Real Decreto-Ley de medidas urgentes para garantizar la sostenibilidad del Sistema Nacional de Salud y mejorar la calidad y seguridad de sus prestaciones, que publica hoy el Boletín Oficial del Estado (BOE). Esta norma considera estos productos y actividades como "servicios accesorios" sujetos a aportación por parte del usuario.

El porcentaje de aportación del usuario "se regirá por las mismas normas que regulan la prestación farmacéutica, tomando como base de cálculo para ello el precio final del producto y sin que se aplique ningún limite de cuantía a esta aportación".

Ese tipo de prestaciones -ortoprotésica, productos dietéticos y transporte sanitario no urgente-, que se dispensan de manera ambulatoria, estarán incluidas en la cartera común suplementaria del Sistema Nacional de Salud.

También destaca en la norma la modificación del artículo relativo al desarrollo de los servicios comunes, entre los que no se incluirán aquellas técnicas, tecnologías y procedimientos que no tengan suficientemente probada su "contribución eficaz a la prevención, diagnóstico, tratamiento, rehabilitación y curación de las enfermedades, conservación o mejora de la esperanza de vida, autonomía y eliminación o disminución del dolor y el sufrimiento".

El decreto obliga también a las comunidades autónomas a que adopten, antes del 30 de junio de 2012, el copago farmacéutico en función de la renta, "que se actualizará, como máximo, anualmente". Así, aquellos que tengan una renta igual o superior a 100.000 Eros deberán costear el 60% del precio de los medicamentos; este porcentaje se reducirá al 50% si la renta está entre 18.000 y 100.000 euros; y al 40% para los ciudadanos con ingresos inferiores a 18.000 euros.

Con las anteriores medidas y la no financiación pública de medicamentos "obsoletos"; además de la puesta en marcha de un plan para impulsar medicamentos genéricos, nuevos precios de referencia y el ajuste de los envases a la duración de los tratamientos, el Gobierno pretende ahorrar 3.500 millones del total de 7.000 millones que quiere dejar de pagar con esta reforma.

Además, el Ejecutivo prepara un plan de lucha contra el turismo sanitario y el "uso fraudulento" de la sanidad por parte de los extranjeros no residentes en España, con el que se quiere ahorrar otros 1.500 millones, para lo que este decreto modifica la Ley de Extranjería y adapta completamente la directiva europea relativa al derecho de los ciudadanos de la Unión y de los miembros de su familia a residir y circular libremente en el territorio de los Estados miembros.

El otro gran capitulo de ahorro (entre 1.000 y 1.500 millones) llegará de la creación de una Plataforma de Compras Centralizada para que las comunidades adquieran de forma conjunta medicamentos hospitalarios y tecnología médica como ya se hace con la vacuna de la gripe.