Destinó 518 millones a sanear su cartera crediticia e inmobiliaria

Unnim perdió 469 millones en 2011

La entidad catalana Unnim, adquirida recientemente por el BBVA, ha cerrado 2011 con unas pérdidas de 469 millones de euros debido a las dotaciones realizadas para sanear el activo inmobiliario y por el coste de reestructuración derivado de la fusión de las cajas de Manlleu, Sabadell y Terrassa.

En concreto, Unnim ha destinado 518 millones de euros al saneamiento de su cartera crediticia e inmobiliaria, mientras que el impacto del coste de reestructuración de la entidad tras la integración de las tres cajas ha conllevado unos gastos extraordinarios de 92 millones de euros.

Según ha informado la entidad a la Comisión Nacional del Mercado de Valores (CNMV), la evolución de los resultados se ha visto también condicionada por la crisis económica general y la fuerte competencia que se ha producido en la retribución de los depósitos de ahorro.

Todo ello ha lastrado todos los márgenes de Unnim: el de intereses ha caído en 2011 un 34,4%, hasta los 178,6 millones de euros, mientras que el básico se ha situado en los 262,3 millones, casi un 32% menos, y el bruto ha disminuido otro 23,1%, hasta los 322,3 millones.

El BBVA fue elegido el pasado mes de marzo por el Banco de España como el nuevo propietario de Unnim tras el desembolso de un euro.

El banco contará con la cobertura del 80% de las pérdidas inmobiliarias de Unnim en diez años, lo que supondrá un máximo de 4.825 millones de euros.