Cierre de sesión

Signo mixto en Wall Street

Wall Street cierra con signo mixto a pesar de los resultados empresariales mejores de lo previsto por los analistas y de las noticias positivas procedentes del Viejo Continente.

Letrero de Wall Street
Letrero de Wall Street

EL Dow Jones sube el 0,50 y se coloca al cierre en las 13.029 unidades, con lo que vuelve a reconquistar la barrera psicológica de los 13.000 puntos que perdió ayer. Mientras, el selectivo S&P 500 avanza el 0,12% para situarse en las 1.378 unidades, y el índice compuesto del mercado Nasdaq, el peor parado, cede el 0,24% hasta los 3.000 enteros.

Los inversores del parqué neoyorquino se han decantado por un decidido ánimo comprador en medio del optimismo que han despertado las cuentas presentadas por algunos de los grandes pesos pesados de Wall Street, McDonald's y General Electric, que se han sumado a los convincentes resultados de Microsoft.

También han recibido con los brazos abiertos las últimas noticias desde el otro lado del Atlántico, donde se ha conocido que el índice de confianza empresarial del instituto de estudios económicos Ifo de Múnich ha registrado en abril una nueva subida de 109,8 a 109,9 puntos, el nivel más alto desde hace nueve meses. Han sido las empresas tecnológicas las que han propiciado el cierre con signo mixto en una jornada por lo demás reverdecida.

DOW JONES 34.899,34 -2,53%

Empresas

El gran protagonista del día ha sido Microsoft, que ha liderado los avances en el Dow Jones con una sólida subida de 4,55%, tras anunciar la víspera que ganó 5.108 millones de dólares en el primer trimestre, un 2,3% menos, pero que sus ingresos aumentaron un 5,9%, para situarse en 17.407 millones de dólares.

Por su parte, la multinacional de comida rápida McDonald's ha subido el 0,69% después de anunciar que en los tres primeros meses del año ganó 1.266,7 millones de dólares (1,23 dólares por acción), el 5% más que un año antes, gracias a un aumento de sus ventas globales.

También ha destacado el ascenso del 1,15% en las acciones de General Electric, tras informar de que entre enero y marzo obtuvo un beneficio neto de 3.000 millones de dólares, una caída del 12%, pero que sorprendió con una facturación de 35.200 millones, por encima de los 34.800 millones previstos.

La otra cara de la moneda viene de la mano de Bank of America, que se ha dejado el 4,68%, a mucha distancia de la informática Hewlett-Packard (-0,81%), el banco JPMorgan Chase (-1,16%) y la financiera American Express (-0,21%).

El otro gran protagonista de la sesión ha sido la compañía aérea US Airways, cuyas acciones han retrocedido el 1,79% después de anunciar que ha comenzado el proceso para fusionarse con American Airlines (AA), una empresa con 55.000 trabajadores y en proceso de bancarrota.

El presidente y consejero delegado de US Airways, Doug Parker, ha comunicado a sus empleados por carta que había iniciado los trámites para la fusión ante la Comisión del Mercado de Valores (SEC) y "firmado acuerdos los tres sindicatos que representan a los trabajadores de AA", según ha informado la cadena de televisión CBS.

El anuncio se produce un día después de que su empresa matriz, AMR, anunciase que perdió 1.700 millones de dólares en el primer trimestre del año, más de cuatro veces los perdidos en el mismo periodo de 2011 y que atribuyó a los costes de reestructuración de su negocio.

Con este nuevo anuncio, el sector de las compañías aéreas estadounidense ha dado un nuevo paso en la reestructuración que comenzó en 2010, ya que en ese año se realizó la fusión de United Airlines y Continental Airlines, y dos años antes la de Delta Air Lines y Northwest Airlines.

En cuanto a las materias primas, el petróleo de Texas ha subido el 0,76% y cierra en 103,05 dólares por barril.