Pide a Brasil que eleve sus inversiones en el sector petrolero

Argentina tantea a Petrobras para aliarse con YPF

El ministro de Planificación argentino, Julio De Vido, pidió hoy a Brasil que aumente sus inversiones en el sector petrolero de su país y propuso que Petrobras e YPF avancen en "negocios conjuntos" en América Latina.

"Tenemos el desafío de avanzar en negocios conjuntos tanto en Argentina como en la región", declaró De Vido en una rueda de prensa junto al ministro de Minas y Energía de Brasil, Edison Lobao.

Según De Vido, "hoy Argentina está recreando la presencia del Estado en YPF" y ha decidido tomar como "modelo" a Petrobras, una empresa con la que aspira a desarrollar nuevos marcos de cooperación en el ámbito argentino, pero también en el espacio regional.

En un tono claramente político, De Vido citó a los expresidentes de Argentina Néstor Kirchner y de Brasil Luiz Inácio Lula da Silva, así como al gobernante venezolano, Hugo Chávez, entre los que "sembraron la semilla" de la Unión de Naciones Suramericanas y de un nuevo modelo de integración latinoamericano.

Esa "nueva integración", según De Vido, plantea para la región una "etapa diferente" y un nuevo tipo de cooperación, que en el caso de Petrobras e YPF supone "el desafío de hacer negocios juntos".

Aseguró que las relaciones entre Argentina y Brasil son "muy fuertes" y garantizó que lo serán aún más, en el molde de esa "nueva cooperación" que se plantea tras la expropiación decidida el lunes por el gobierno argentino del 51% de YPF en manos de la española Repsol.

Lobao, por su parte, confirmó que De Vido le pidió expresamente que Petrobras aumente sus inversiones en el mercado de hidrocarburos argentino, que para este año están calculadas en unos 500 millones de dólares, la misma cifra que la empresa brasileña invirtió en el país vecino durante en 2011.

En la reunión con De Vido también participó la presidenta de Petrobras, María das Gracas Foster, y Lobao aseguró que tanto la empresa como el propio Gobierno brasileño están dispuestos a hacer "todos los esfuerzos necesarios" para atender la solicitud argentina.

Aclaró, sin embargo, que la capacidad de inversión de Petrobras es "limitada", pues tiene fuertes compromisos en la exploración y explotación de nuevos campos en Brasil, especialmente en la zona del llamado presal, un nuevo horizonte de hidrocarburos situado en aguas profundas del Océano Atlántico.

Según De Vido, la participación de Petrobras en el mercado de combustibles de Argentina es actualmente del 8%, pero puede llegar a un 15% en un corto plazo con más inversiones. El ministro argentino negó además que el pedido de nuevas inversiones a Brasil apunte a cubrir el vacío que dejará la empresa española.

"Petrobras no reemplazará a nadie", afirmó De Vido, quien admitió que está en conversaciones con otras grandes empresas petroleras del mundo para que también refuercen sus inversiones en Argentina. En ese sentido, precisó que este jueves se reunió con directivos de la empresa francesa Total y apuntó que la semana próxima hará lo mismo con representantes de las estadounidenses Chevron y Exxon.

También aseguró que desde que fue designado interventor de YPF no ha tenido "contacto alguno" con representantes de la empresa china Sinopec, que según fuentes del mercado petrolero aspira a ocupar el espacio que ha dejado la salida de Repsol.

De Vido también garantizó que el conflicto de Petrobras con las autoridades de la provincia argentina de Neuquén, que cancelaron una concesión que tenía la empresa brasileña, está siendo negociado y en vías de solución.

"Hay una pequeña diferencia que está en vías de resolverse", aseguró el ministro argentino, quien puntualizó que la decisión final depende de las autoridades provinciales, que son "autónomas". Pese a ello, aclaró que "el Gobierno argentino no mira para el costado" y "se involucra en la solución" de las diferencias entre Petrobras y la provincia de Neuquén, que surgieron por un supuesto bajo nivel de inversiones por parte de la empresa brasileña.