El Gobierno asume que vulneró directivas europeas de contratos públicos

Fomento modifica acuerdos con Abertis por orden de Bruselas

Fomento ha recortado en siete años las expectativas de plazo de explotación de Abertis en su tercera autopista española por ingresos, la AP-6, que va de Villalba (Madrid) a Adanero (Ávila), y sus enlaces con las ciudades de Segovia y Ávila. El ministerio ha ejecutado una sentencia del Tribunal de Justicia de la UE en la que se acusa al Gobierno de haber vulnerado en el pasado directivas sobre contratación pública.

Fomento modifica acuerdos con Abertis por orden de Bruselas
Fomento modifica acuerdos con Abertis por orden de Bruselas

El Ministerio de Fomento va a vigilar al máximo que las modificaciones significativas en los contratos de concesión de carreteras derivados de grandes obras (un 5% por encima del presupuesto de construcción, según la Ley de contratos) supongan la puesta en concurso de la infraestructura afectada. De este modo trata de evitar que se repita un caso como el que ha llevado al Gobierno a modificar un importante contrato firmado en pasadas legislaturas con Abertis, con toque de atención de la Comisión Europea incluido.

La operadora de infraestructuras gestiona la autopista AP-6 entre Villalba y Adanero, así como los tramos que van desde esta carretera hasta Segovia (AP-61) y Ávila (AP-51), a través de la filial Iberpistas. Estas dos últimas concesiones, que incluyeron la construcción de ambas, se obtuvieron en noviembre de 1999 por un plazo de 32 a 37 años, que será fijado definitivamente en 2019 en función del tráfico real que soportan. De forma paralela, Abertis renovará en 2018 el contrato de conservación y explotación del tramo Villalba-Adanero.

El hecho es que la Dirección General de Carreteras ordenó la modificación del proyecto de construcción con nuevas actuaciones por 89 millones que se compensan a través de mejoras tarifarias. Abertis emprendió en 2010 una serie de actuaciones en la AP-6 que incluyen un tercer carril por sentido a lo largo de 20,5 kilómetros y la construcción de un tercer túnel reversible bajo la sierra de Guadarrama. Las obras deberían completarse tras el próximo verano.

ABERTIS 18,36 0,00%

Antes del arranque de los trabajos se contempló que el esperado aumento de capacidad de la autopista generaría problemas en el entorno de Madrid por la A-6, convirtiendo ese área en un embudo. Por ello, Abertis ofreció y ejecutó la ampliación de la autovía con un cuarto carril por más de 100 millones.

El acuerdo entre Administración y empresa para acometer obras de tal calado llegó al Tribunal de Justicia de la UE (TJUE), donde el Gobierno se llevó un correctivo. El órgano judicial apreció, en sentencia del 22 de abril de 2010, la "vulneración por parte de Fomento de directivas comunitarias sobre contratación pública al no haberse publicado en el pliego de cláusulas administrativas del concurso la totalidad de las obras a ejecutar por el concesionario".

El problema es que Abertis se hizo cargo de renovar la A-6, cuando esa vía no está incluida en su concesión, siendo recompensada en la AP-6. El anterior Ejecutivo se comprometió hace un año a enmendar su falta. Pero finalmente ha sido el actual equipo de Fomento el que ha ejecutado la sentencia del TJUE y la propuesta del anterior Gobierno.

Esta consiste en reducir en siete años el periodo concesional a Abertis en la AP-6 (la empresa factura más de 100 millones anuales en esta infraestructura). El plazo definitivo se conocerá a finales de 2018 y será entonces cuando se valore el perjuicio para la compañía (principalmente el lucro cesante, que a día de hoy se calcula en función del beneficio medio de los últimos cinco ejercicios).

El siguiente paso será licitar la autopista por los citados siete años. Si el presupuesto de adjudicación es menor que la compensación que se establece para Abertis, será esta última la que siga operando. Si es mayor, Abertis cobrará y la infraestructura cambiará de manos.

Cambios en la AP-6

La AP-6 es la tercera concesión de Abertis en España por ingresos anuales, tras Aumar y Acesa.

La autopista facturó 112 millones en 2011, con un descenso del 5,9% respecto a 2010. Su ebitda fue de 85 millones, con un margen del 76%.

El plazo de concesión se fija en 2019, a los 20 años del inicio de la misma, y dependerá del tráfico real que soporte. Está contemplado que el periodo vaya de 32 a 37 años. Al resultado final se le restarán siete años.