Aguirre quiere que el holding se autofinancie

La SEPI descarta cierres y privatizaciones hasta que el mercado se calme

El presidente del holding público SEPI, Ramón Aguirre, ha avanzado esta tarde en el Congreso que no tiene intención de acometer cierres, privatizaciones ni desinversiones, al menos hasta que el mercado se estabilice. "Vamos a dedicar nuestro tiempo a sanear y estabilizar financieramente el grupo", ha añadido.

Ramón Aguirre, presidente de la SEPI
Ramón Aguirre, presidente de la SEPI

Primera comparecencia oficial de Ramón Aguirre como presidente de la Sociedad Estatal de Participaciones Industriales (SEPI) para explicar sus planes de futuro para el holding público. Planes que no incluyen "ni cierres, ni privatizaciones, ni desinversiones", al menos de momento y hasta que se estabilice el mercado.

Aguirre ha aprovechado su comparecencia en el Congreso de los Diputados, con motivo del proyecto de Ley de Presupuestos para este año, para confirmar que se paraliza la proyectada venta de las participaciones que la SEPI mantiene en tres cotizadas: un 2,71% en IAG (la fusión de Iberia y British), un 8,65% en Ebro Foods y hasta un 10% en Red Eléctrica.

A su juicio, cualquier operación de este tipo sería "casi imposible" en el entorno actual y, además, privaría al holding de unos ingresos sustanciosos por la vía de los dividendos.

Este último punto es clave para el presidente de la sociedad porque se ha fijado como objetivo "sanear y estabilizar financieramente el grupo", de forma que no tenga necesidad de apelar a recursos públicos para financiarse.

Según el proyecto de presupuestos, el holding público cerrará 2012 con un beneficio neto consolidado de 69 millones, tras facturar 2.917,6 millones. Su endeudamiento llegará a los 5.704 millones.

Estas cifras se verán modificadas de forma sustancial cuando el grupo Correos se integre en la SEPI, algo que ya se está negociando. Entonces, la cifra de negocios del holding público rondará los 5.000 millones y el número de empleados pasará de 24.491 a unos 82.261.

Centralización

Aguirre también ha avanzado que tratará de que la SEPI recupere su función original de holding empresarial, para lo que impulsará una reorganización del organigrama, creará una unidad de auditoría interna dependiente de Presidencia y centralizará las políticas de dividendos, márgenes, tesorería y financiación en todas las empresas del grupo.

El presidente de la SEPI también se ha comprometido a tratar de mantener el empleo en todo el grupo y a evitar los ERE. "Incluso en la Agencia Efe", ha añadido, tras calificar su situación de "mala y difícil" sobre todo por el "despropósito" del proyecto de nueva sede impulsado por Álex Grijelmo. "En él se han enterrado 50 millones de euros", ha asegurado.

En cuanto a RTVE, ha dado a entender que habrá "un nuevo marco legal y estatutario" para el grupo, que supondrá un mayor control de la empresa por parte de la SEPI y con el que se tratará de poner fin a la actual situación de "descontrol agudo y sin precedentes".

Aguirre también ha adelantado que tratará de impulsar la actividad de exportación de Navantia ("la joya de la corona del grupo") para romper con una sequía de contratos que viene desde 2007. Para ello, potenciará el área comercial con más recursos y plantillas. Como objetivos inmediatos de los astilleros públicos, contratos en México, Venezuela y Arabia Saudi.

El presidente de la SEPI también ha confimado que se está negociando una reordenación societaria en Hispasat, donde Abertis ha ganado un peso determinante recientemente, con el fin de impulsar "un nuevo proyecto industrial".

Asimismo, se ha referido al papel esencial que desempeñará la SEPI en la construcción del almacén centralizado de residuos nucleares (el ATC), cuyas primeras licencias se empezarán a tramitar en breve, en un proceso que se alargará año y medio. Su compromiso es que un 60-70% de las infraestructuras del ATC corran a cargo de empresas del grupo (Ensa, Enusa y Tragsa).