IATA envía una dura carta a Fomento pidiendo una revisión a la baja

Las aerolíneas estudian llevar a los tribunales el aumento de tasas aéreas

Patronales de las 60 aerolíneas que vuelan en España estudian denunciar el alza de tasas recogida en los Presupuestos de 2012. Dicen que contraviene la directiva de la UE que limita su evolución en el IPC más el 5%. IATA ha remitido una queja formal a Fomento.

Las aerolíneas españolas y las compañías internacionales que tienen destinos en la red de 48 aeródromos de Aena no se resignan a aceptar la "increíble" subida de las tasas recogidas en el proyecto de Ley de Presupuestos de 2012.

Aceta y ALA, patronales del sector nacional, estiman que el alza media del 18,7% de los precios que pagan por los servicios en los aeródromos públicos penaliza de manera "dramática" a los principales aeropuertos de la red con incrementos del 50,27% en el aeropuerto de Madrid-Barajas y del 53,59% en el de Barcelona-El Prat.

Esta evolución, en su opinión, no solo contraviene "la razón y la cordura económica en una actividad estratégica y sensible como es la aérea en un momento critico como el actual". También están convencidos de que puede vulnerar la letra y el espíritu de la directiva europea sobre tasas que España transpuso en marzo de 2011 y que fija en el tope del IPC más el 5% cualquier incremento.

Dicen que la norma de la UE impide alzas superiores al IPC más el 5%

En este convencimiento, han pedido a sus servicios jurídicos que analicen la viabilidad de presentar una demanda ante los tribunales.

La mayor patronal mundial de las compañías aéreas, IATA, a su vez, ha remitido una dura carta al Ministerio de Fomento en la que señala que no es asumible una subida de tasas aeroportuarias como la que se pretende aprobar. Recuerda que los costes de combustible que soportan las aerolíneas ya suponen el 34% de sus gastos y suponen una dificultad añadida en un entorno económico difícil y con una demanda débil.

La tercera patronal, AECA, está preocupada por "el debilitamiento de las programaciones de vuelos para el verano del 2012", con caídas de hasta el 12% en Canarias, hasta el 10% en Baleares y del 7% en Madrid. Se pregunta cuál será el impacto con el alza de tasas.

Easyjet

Air Nostrum considera que "la subida de tasas es una medida desproporcionada que llega en el peor año de la historia de la aviación comercial española y que agravará la situación de todas las compañías aéreas que operan en nuestro país".

La compañía de bajo coste Easyjet calificó la subida de "desproporcionada". Además, se mostró el viernes molesta por las declaraciones del presidente de Air Europa, Juan José Hidalgo, quien criticó a las compañías irlandesas y británicas "que no tienen compromisos con España". Easyjet ha asegurado que "tiene en España uno de sus mercados clave y sigue creciendo en el país con una estrategia a largo plazo".

Afirma que "más de 600 empleados con los que la aerolínea cuenta en España están contratados en España y bajo normativa española y pagando Seguridad Social, ya que es política de empresa tener a los empleados siempre bajo la legislación y derechos del país en el que trabajan.

Pastor reclama negociación en Iberia

La ministra de Fomento, Ana Pastor, emplazó el viernes a Iberia y a los pilotos a una reunión el próximo lunes "para pedirles que acerquen posturas", ya que "no se puede permitir una situación", que "deteriora la imagen y la economía" españolas. La ministra realizó esta petición el viernes coincidiendo con la segunda jornada de huelga realizada por Sepla tras la Semana Santa y que se inscribe en una protesta que se repetirá lunes y vienes hasta el 20 de julio.

La dirección de Iberia aseguró que los paros hacen "un daño irreparable" y pidió al Sepla que desconvoque el paro si "de verdad" tienen la intención de negociar.

El sindicato de pilotos, por su parte, se acerca cada vez más a la idea de que el conflicto debe resolverse con un laudo arbitral. El jefe de la sección sindical, Justo Peral, afirmó el viernes que existen circunstancias suficientes para justificar una actuación de este tipo, dado que no hay posibilidad de negociación entre trabajadores y empresa.