Solo operaban vuelos privados

El aeropuerto de Ciudad Real cesa su actividad desde mañana

El aeropuerto de Ciudad Real, en concurso de acreedores, dejará mañana de tener actividad aérea al cerrarse su única pista, en la que desde diciembre ya no podían operar los vuelos comerciales y solo lo hacían los de carácter privado.

El cierre definitivo de la pista del aeropuerto de Ciudad Real se produce después de que Aeropuertos Españoles y Navegación Aérea (Aena) hicieran público hace diez días un boletín de información interna a los usuarios aeronáuticos, en el que informaba del cese de la operatividad de esta pista.

Este boletín interno (Notau) establece que la pista del aeródromo manchego inicialmente no podrá recibir vuelos, en principio, hasta el 31 de mayo, aunque, según fuentes del aeródromo, han asegurado que este período se renovará.

Mientras que el aeropuerto esté cerrado al tráfico aéreo, los responsables de las instalaciones tendrán que efectuar trabajos de señalización en la pista (pintando grandes aspas en amarillo) para que los pilotos que sobrevuelen la zona sepan que no deben aterrizar.

Desde que el pasado mes de diciembre la compañía de bajo coste Vueling dejara de volar desde el Aeropuerto Central de Ciudad Real, las únicas operaciones de vuelo que se registraban estaban relacionados con vuelos privados, que transportaban a personas que llegaban para practicar la actividad cinegética.

Los últimos datos facilitados por el aeródromo manchego cifraban en 407 operaciones los vuelos privados contabilizadas entre los meses de octubre y febrero, coincidiendo con la temporada de caza mayor y menor.

El cierre de la pista de vuelo supone un paso más en el cierre definitivo del primer aeropuerto privado de España, que ha permanecido abierto a la aviación comercial y privada desde diciembre de 2008.

Desde que comenzó a funcionar el aeródromo en diciembre de 2008, el número de pasajeros nunca ha sido significativo, hasta tal punto de que hasta el primer semestre del año pasado, por este aeropuerto habían pasado algo más de 100.000 pasajeros.

Los administradores concursales solicitaron al juzgado de lo mercantil de Ciudad Real el cierre por un año de esta infraestructura, así como la aprobación de un segundo Expediente de Regulación de Empleo (ERE) por el que se extinguirán, por un año, los puestos de trabajo de 71 empleados que a principios de enero volvieron a su trabajo, tras concluir el primer ERE que también afecto a la práctica totalidad de la plantilla.

El Aeropuerto Central de Ciudad Real, el primero internacional de carácter privado que se abrió en España, cuenta con una pista de 4.000 metros y una terminal de pasajeros de 28.000 metros cuadrados con capacidad para cinco millones de viajeros, y una zona de carga para mover hasta 90.000 toneladas anuales.

En su concepción inicial, el aeródromo se diseñó para ofrecer un gran abanico de servicios que abarcaban desde la aviación comercial nacional e internacional, la aviación de carga e instalaciones exclusivas para la aviación privada y deportiva, servicio de mantenimiento de grandes aeronaves y una zona de estacionamiento para aeronaves de larga duración.