Las claves de la operación para los inversores

Popular ofrece más interés para que sus bonistas canjeen 700 millones

Popular ofrece canjear los bonos necesariamente convertibles en acciones que lanzó en 2009 por otros bonos, también convertibles, pero que computan como recursos propios de máxima categoría. Alarga el vencimiento dos años y sube el tipo de interés.

Popular tiene prácticamente ultimada su estrategia para cumplir con los requisitos de la Autoridad Bancaria Europea (ABE). Uno de los últimos puntos era el canje de los bonos convertibles que lanzó en octubre 2009, que pagan actualmente el 5,2% (euríbor a tres meses más cuatro puntos porcentuales), por otros títulos que el supervisor admita como Core Tier 1.

Los inversores que compraron los convertibles que el banco presidido por Ángel Ron vendió hace unos dos años y medio sufren unas pérdidas latentes notables, pues el precio de canje de los bonos se situó en 7,011 euros por acción, cuando hoy Popular ha concluido la sesión a 2,52 euros por acción.

Para convencer a los tenedores de los bonos de que acudan al canje, la propuesta ofrece ciertos incentivos. Fuentes financieras explican que el tipo de interés de los nuevos instrumentos subirá notablemente y además se ampliará el vencimiento -actualmente en octubre de 2013- hasta noviembre de 2015, lo que dará más tiempo a que el precio de las acciones se recupere y los inversores puedan salir sin pérdidas.

Popular, además, abrirá ventanas de conversión trimestrales, cuando hasta el momento eran exclusivamente anuales. El precio de conversión, sin embargo, se mantendrá en poco más de siete euros por título.

El banco, por su parte, obtendrá cerca de 700 millones de capital -la emisión en circulación se sitúa actualmente en 688 millones de euros, debido a las conversiones anticipadas- que sí podrá computar bajo los criterios de la ABE. Y es que los nuevos bonos incluirán cláusulas de contingencia y viabilidad, a imagen y semejanza de los bonos que emitió para canjear participaciones preferentes por 1.109 millones de euros. Así, el banco "lleva a cabo la segunda de las medidas anunciadas para cumplir con los requerimientos de EBA del 9% y que le permitirán alcanzar en junio dicha ratio y situarla por encima del 10%".

El siguiente paso será canjear los bonos necesesariamente convertibles que vendió en noviembre de 2010 y de los que quedan actualmente 455 millones de euros en circulación. En este caso, los inversores no registran minusvalía latentes, puesto que el precio de canje no estaba fijado de antemano, sino que se establecerá en función del precio de cotización de la entidad en el momento de la conversión.