Según una TV oficial

Irán planea prohibir importaciones de 100 empresas europeas

Irán planea prohibir las importaciones de productos de cien empresas europeas dentro de sus "contrasanciones" a la Unión Europea, según ha asegurado hoy la televisión oficial iraní en Inglés, PressTV.

El vicepresidente de la Organización de Promoción del Comercio de Irán, Sasan Jodei, ha declarado a la emisora que Teherán prohibirá los productos de un centenar de empresas europeas, entre ellas algunas de mercancías de lujo, que el país puede producir por si mismo.

En los dos últimos días, PressTV, sin citar fuentes, ha señalado también que Irán, dentro de esas supuestas "contrasanciones" a la UE, había dejado de vender petróleo a España y Alemania, algo no confirmado por medios oficiales.

Por contra, el portavoz del Ministerio de Asuntos Exteriores iraní, Ramin Mehmanparast, que se encuentra en Sarajevo, ha dicho ayer que Irán aún no ha tomado ninguna decisión sobre la interrupción del envío de crudo a España y otros países de la Unión Europea (UE), según el portal informativo sensservis.

Una fuente de la Embajada española en Teherán dijo a Efe, sobre el supuesto corte de suministro de crudo a España, que el trámite legal para este tipo de medidas en Irán es largo y complejo y "nos hubiéramos enterado".

Ayer, después de que PressTV informara del corte de suministro de crudo a España, otra fuente de la Embajada española ha dicho que no habían recibido "ninguna comunicación oficial ni extraoficial" de las autoridades iraníes sobre esa posible suspensión del suministro de crudo.

Datos del Ministerio de Exteriores español, citados por la fuente de la Embajada, señalaron que las empresas españolas esperaban dar por finalizadas sus importaciones de petróleo iraní durante el pasado mes de marzo, "aunque se ha podido producir algún retraso".

La Unión Europea aprobó el pasado 23 de enero nuevas sanciones petroleras y financieras a Irán y una de las más importantes era un embargo total de compras de crudo iraní de los Veintisiete, que entrará en vigor el próximo 1 de julio, como medida de presión para que suspenda su programa nuclear.

Esta circunstancia ha llevado a las compañías europeas que importan crudo de la República Islámica a sustituirlo por el de otros países, lo que también ha sido uno de los factores que ha propiciado un aumento significativo de los precios internacionales del petróleo en el primer trimestre de este año.