El sindicato acudirá a la Audiencia Nacional para que dictamine la legalidad de Express

El Sepla pide amparo al Gobierno y a Willie Walsh para el conflicto en Iberia

Los pilotos de Iberia retomaron ayer sus protestas contra Express con la primera de 30 jornadas de huelga hasta julio. El jefe del Sepla pide la intervención del Gobierno y del consejero delegado de IAG "para poner fin al conflicto". El sindicato presentará una demanda en la Audiencia Nacional para obtener una sentencia "rápida" sobre la legalidad de Express.

El Sepla pide amparo al Gobierno y a Willie Walsh para resolver el conflicto en Iberia
El Sepla pide amparo al Gobierno y a Willie Walsh para resolver el conflicto en Iberia

Los aeropuertos españoles vivieron de nuevo ayer el ritual de la huelga de pilotos de Iberia. La compañía canceló la totalidad de sus vuelos (en este caso 156) que no estaban protegidos por los servicios mínimos. La aparente normalidad en que discurrió la jornada escondió un grave conflicto entre la compañía y sus pilotos de graves consecuencias para el conjunto de la sociedad, que ha provocado 13 días de paro y prevé otros 29 más hasta julio.

El jefe de la sección sindical del Sepla en Iberia, Justo Peral, en declaraciones a CincoDías aseguró ayer que ha solicitado "la intervención del Gobierno y del consejero delegado de IAG, Willie Walsh, para resolver el grave conflicto". El representante sindical de los 1.400 pilotos de la aerolínea asegura que "por desgracia el ámbito natural en el que se debía haber resuelto el conflicto, esto es, entre el Sepla y la dirección, está totalmente cegado". Una vez que "ese camino está muerto solo cabe que la solución la busquemos con la ayuda del Gobierno español y del máximo ejecutivo de IAG" (el holding de la fusión entre Iberia y British Airways).

Justo Peral evitó mencionar el término laudo arbitral del Gobierno, lo que implicaría el obligado cumplimiento. No obstante, aseguró que el Ministerio de Fomento, durante el frustrado proceso de mediación que encabezó Manuel Pimentel, "nos ha demostrado que tiene interés en que una industria estratégica para el país, como es el sector aéreo, siga liderada por su empresa de referencia que es Iberia y que la marca turística de España no se vea degradada con la imagen del monopolio de los vuelos low cost".

El jefe del Sepla en Iberia anunció que en los próximos días enviará una carta a Willie Walsh para solicitar un encuentro. "Quiero que sepa de primera mano que los pilotos de Iberia hemos hecho una oferta en firme para convertir nuestra aerolínea en la empresa de red más eficiente de Europa, comprometiéndonos a operar los 40 aviones que se van a llevar a Express con costes equivalentes a los de Easyjet".

Peral desveló, además, que están estudiando "con dos prestigiosos bufetes de abogados" la viabilidad de una demanda ante la Audiencia Nacional con el objetivo de "conseguir de manera rápida una sentencia en primera instancia que nos permita demostrar la ilegalidad de los vuelos de Iberia Express".

El líder de los pilotos está convencido de que todavía es posible encontrar "un punto de encuentro" sobre el fondo del problema que les enfrenta con la dirección de la aerolínea en base a "una solución que sea sostenible para los trabajadores de Iberia y para el desarrollo profesional de los pilotos en el seno del proyecto de IAG".

El coste de las reiteradas huelgas de los pilotos, en opinión de Peral "es grande para un país cuya primera industria es el turismo y más en la situación economía actual. El desgaste recaerá en la marca España y la marca Iberia, pero eso no parece importar a los británicos". Enfatiza, además, que la responsabilidad de la situación no puede caer solo sobre la espalda de los pilotos.

"¿Hay que preguntarse a quién favorece esta situación. En el primer año de la fusión, IAG ha previsto invertir 7.000 millones en el desarrollo de British Airways y en el aeropuerto de Londres-Heatrow han dedicado 500 millones en la compra de slots de BMI". En opinión de Peral, el premio se lo llevan los británicos que, en el seno de IAG, "se quedan con el control de la fusión, los activos de Iberia, incluida su caja y las infraestructuras aeroportuarias españolas, especialmente las del aeropuerto de Barajas que costó 7.000 millones a los españoles". El piloto cree que se condena a Madrid a perder su desarrollo intercontinental, quedándose como la instalación low cost del sur de Europa.

Sueldos de la dirección de Iberia y de IAG

El consejero delegado de Iberia, Rafael Sánchez-Lozano, se ha congelado el sueldo a los niveles de 2011, según el informe anual corporativo de la fusión Iberia-British, IAG.

Sánchez-Lozano recibió en 2011 una retribución de 870.000 euros anuales, 625.000 en concepto de salario base, 136.000 de ellos del plan de pensiones, además de otros ingresos suplementarios.

El presidente de Iberia, Antonio Vázquez, recibió 921.000 euros: 871.000 euros forman parte del salario base y 50.000 de otros beneficios.

El consejero delegado de IAG, Willie Walsh, también congeló su salario, que ascendió a 1,4 millones de euros, de los que 943.000 euros son de salario base y 182.000 corresponden al plan de pensiones y otros ingresos.

El consejero delegado de British Airways, Keith Williams, no se apuntó a esta política de austeridad y su salario se incrementó en un 3%, en línea con los aumentos realizados con los empleados de Reino Unido. Cobró en 2011 un total de 1,1 millones de euros. El vicepresidente de IAG, Martin Broughton, cobró 576.000 euros.

Iberia ha defendido las retribuciones de su dirección al señalar que su cúpula directiva "cobra menos que sus pilotos" y ha anunciado que suspenderá 122 vuelos en la jornada de huelga del Sepla del viernes.