Ganan una obra ferroviaria de 217 millones en Rumanía

FCC y Azvi consolidan su alianza en Europa del Este

El tándem español formado por las constructoras FCC y Azvi avanza con un nuevo contrato millonario en Rumanía. A una primera adjudicación de obra ferroviaria por 246 millones, firmada en febrero, se suma ahora un proyecto valorado en 217 millones.

Decían las crónicas del pasado mes de febrero que FCC y Azvi seguirían insistiendo en el mercado ferroviario rumano en busca de contratos de rehabilitación después de que ambas ganaran por 246 millones la modernización de un tramo de 28 kilómetros de vía entre Sighisora y Atel, en Transilvania. Y la alianza sigue dando frutos. Ambas se han llevado la mejora del tramo Atel-Micasa, incluido en la línea Simeria-Brasov, por 217 millones.

El proyecto incluye obras de rehabilitación a lo largo de 29,6 kilómetros de vía doble electrificada. El objetivo es que los trenes de pasajeros alcancen la cota de 160 kilómetros por hora y que los trenes de mercancías puedan circular a una velocidad de 120 kilómetros por hora.

El trabajo es, por tanto, muy similar al adjudicado en febrero. En este caso, el socio local es la constructora Straco y la promotora de la inversión es la Compañía Nacional de Ferrocarriles de Rumanía (CFR). El tramo, como el adjudicado dos meses atrás, forma parte del corredor IV Paneuropeo, lo que le otorga financiación a través de fondos europeos.

FCC 8,85 -3,28%

El encargo incluye 10,5 kilómetros de variantes, cuatro viaductos, la renovación del sistema de electrificación, la reconstrucción de dos estaciones y tres apeaderos. FCC y Azvi tienen 36 meses de plazo de ejecución.

9.000 millones en juego

Este nuevo avance es tan significativo para FCC como para la andaluza Azvi. La primera facturó 120 millones en Rumanía el año pasado, donde opera a través de la filial austriaca Alpine. La cifra mejora en un 10% los ingresos cosechados en 2010 y está en línea con la previsión para 2012.

Datos ofrecidos por la patronal rumana de la construcción, Araco, hablan de la estabilidad del mercado local tras el descenso del 40% sufrido entre 2009 y 2010. El año pasado las ventas globales del sector en Rumanía fueron de 9.300 millones y la citada Araco estima que este año oscilarán entre esa misma cifra y los 9.500 millones.

Azvi, cuya facturación en 2010 alcanzó los 450 millones, destaca por su internacionalización entre el pelotón de constructoras medianas españolas. Solo en Europa del Este la compañía tiene implantación en Rumanía y Serbia, además de haberse abierto paso en Portugal, Chile, México y Brasil.

La política Ferrero asciende en Alpine

La excomisaria europea de Relaciones Exteriores, Política Europea de Vecindad y Comercio, la austriaca Benita Ferrero-Waldner, ha sido nombrada presidenta del consejo de supervisión de Alpine, cabecera de FCC en Europa Central y del Este. La doctora en Derecho Ferrero-Waldner también fue ministra de Asuntos Exteriores de su país y candidata a la presidencia en 2004.

La toma de posesión de la hoy consejera de Alpine se enmarca en una serie de cambios de calado en la filial de FCC. El presidente Dietmar Alutam, que se mantuvo en 2006 tras la integración en el grupo español, pasará a asesorar a la nueva presidenta. Junto a ellos, dirigirá la compañía Johannes Dotter, consejero delegado desde hace unas semanas. Alpine opera en 30 países y factura 3.500 millones al año.