Cierre de las Bolsas europeas

Día agridulce

Otro día con problemas pero agridulce. España ha vuelto a estar en boca de todos ya que la deuda de nuestro país ha seguido empeorando alcanzando niveles incluso anteriores a la implantación de las LTRO por el BCE. Precisamente este punto es que lo que menos ha gustado de todo el día porque de un plumazo todo el esfuerzo del BCE no ha valido para nada.

El bono español a 10 años ha llegado a tocar el 5,74% pero gracias a EE UU las cosas se han dado la vuelta y hemos mejorado desde mínimos.

Ahora toda la atención pasa al dato de empleo de marzo que conoceremos con el mercado cerrado en Europa y Australia y eso nos deja en el aire con un posible rebote si se dan las condiciones en Wall Street.

Los datos relativos a empleo que hemos visto hacen pensar que puede salir bueno, el índice de empleo del ISM de servicios, el Challenger de hoy, el ADP de ayer y el paro semanal. Con respecto a este último, decir que las constantes revisiones a peor de los datos de la semana anterior hacen que su análisis sea como un dolor de muelas, porque depende de qué es lo que se mire sale bueno o malo. Nos quedaremos con que está rondando cifras muy bajas desde hace mucho tiempo y eso puede ser suficiente.

Las materias primas no han hecho caso de las fortaleza del Dólar en Europa o del Yen en Asia y han rebotado fuerte, más de 1,5$ para el WTI y casi 10$ para el oro, lo que ha llevado al súper sector de recursos básicos a ser el que mejor lo hace con subidas de algo más del 2%.

Mirando los gráficos de los futuros sobre índices sin nocturno, vemos que gracias al alejamiento del Dow Jones de la zona de los 13.000 puntos, hemos dejado en varias karakasas que abren una posibilidad a la mejora pero está demasiado condicionada por el cierre de Wall Street de hoy, ya que la pérdida de esos 13.000 puede complicar mucho las cosas. Un cierre del Dow Jones por encima de los 13.100 ayudaría, y mucho, a encarar mejor el dato de empleo de mañana.

El mal dato de producción industrial de Alemania sale peor de lo esperado y eso ha penalizado a su industria automovilística haciendo que el súper sector de automoción y recambios sean el que más baja con -0,5%, recortando mucho las pérdidas del dia que han llegado a ser de casi el -2%.

El ver que Alemania también tiene datos peores de lo esperado y en negativo acelera los problemas en España e Italia por el simple hecho de que si el más fuerte tiene problemas, cómo no los va a tener los más débiles, por lo que parte del miedo a nuestra economía es porque se tiene miedo a la de los demás.

Por el contrario, las cifras de ventas de cadenas minoristas en EE UU en marzo en centros con más de 1 año han salido hoy casi todas mejores de lo esperado, pero el SPDR de minoristas del S&P 500 le ha costado mucho meterse en positivo, y esa parsimonia también ha puesto nervioso a más de uno.