Va a emprender una fuerte reestructuración de su fuerza de trabajo

Yahoo reducirá su plantilla en más de 2.000 empleados

Tras varias semanas de especulaciones en los mercados financieros, especialmente tras el nombramiento del nuevo consejero delegado, Scott Thompson, Yahoo confirmó ayer que va a emprender una fuerte reestructuración de su fuerza de trabajo. La compañía de internet señaló que va a recortar su plantilla en 2.000 empleados, que suponen en torno al 14% del total.

Los despidos se extenderán a varios departamentos, incluidas las divisiones de producto o de marketing. Yahoo explicó que espera alcanzar unos ahorros anuales con esta reestructuración de 375 millones de dólares. No obstante, la compañía explicó que incurrirá en un cargo extraordinario en este segundo trimestre de entre 125 y 145 millones de dólares.

En un comunicado, Scott Thompson defendió la reestructuración puesta en marcha por Yahoo, indicando que al constituir una estructura corporativa más pequeña, la compañía podrá acelerar el ritmo de implantación de sus innovaciones. El ejecutivo, que recordó que Yahoo tiene 700 millones de usuarios, señaló que la empresa se está enfocando en la rentabilidad y el crecimiento.

Lo cierto es que tras varios años de bandazos, con innumerables cambios en la dirección (con cuatro consejeros delegados en cinco años, Terry Semel, Jerry Yang, Carol Bartz y el citado Thompson), Yahoo está tratando de recuperar sitio en el mundo de internet frente a duros rivales como Google, Microsoft o Facebook.

La compañía, ante la presión de estos competidores, ha sido incapaz de elevar sus ingresos en los últimos años. Así, por ejemplo, Yahoo registró unos ingresos de 4.985 millones de dólares en 2011, cuando en 2007 su cifra de negocio era de 6.959 millones. Por el contrario, en ese mismo periodo, Google elevó sus ingresos en un 128% hasta 37.905 millones.

En estas circunstancias, Thompson va a lanzar el enésimo intento de Yahoo de recuperar la brillantez de otros tiempos. De momento empieza con un duro ajuste de plantilla, un movimiento contrario al de rivales como Google y Facebook, que no han parado de contratar.