El negocio suponía entre el 5% y el 10% de la facturación del grupo

Barceló abandona Reino Unido por la negativa de su casero a bajar el alquiler

La cadena Barceló abandona el negocio hotelero en Reino Unido, donde contaba con 21 establecimientos. La razón es que no ha podido llegar a un acuerdo con los propietarios de los hoteles para rebajar la elevada renta que tenía que pagar. El negocio suponía entre el 5% y el 10% de la facturación total del grupo.

Barceló Hotels & Resorts ha decidido dejar de operar 21 hoteles en Reino Unido, situados en Inglaterra, Escocia y Gales y que suman un total de 2.800 habitaciones. Estos hoteles los gestionaba la cadena mediante alquiler desde hace cinco años. La razón es "la imposibilidad de obtener rentabilidades satisfactorias".

Los hoteles suponían entre el 5% y el 10% de la facturación del grupo. "No eran especialmente relevantes, pero era importantes para nosotros porque con ellos estábamos presentes en un país como Reino Unido, que nos manda muchos turistas a otros lugares como España y el Caribe", afirman fuentes de la empresa.

Esta característica es, además, extensible a toda Europa que, con más hoteles que en el Caribe, solo suponen un 25% de la facturación del grupo.

Estas fuentes añaden que a pesar del alto número de hoteles, el beneficio de los mismos está descompensado frente al obtenido por los establecimientos de la empresa en el Caribe, que son menores en número, entre ocho y diez, pero con mayor facturación. "Son como trasatlánticos hoteleros, de cinco estrellas y completos todo el año".

La cadena mallorquina dice que llevaba varios meses intentando llegar a un acuerdo con los propietarios de los establecimientos en Reino Unido, Puma Hotels Plc, para rebajar la elevada renta que debía abonar por su alquiler, en virtud de un acuerdo firmado en 2007.

Ambas hoteleras mantenían un acuerdo de alquiler a largo plazo, por 45 años, pero "la situación actual no ha hecho viable mantener su ejecución por más tiempo", señala la cadena en un comunicado.

Rentabilidad

En concreto, el grupo indica que la difícil situación económica actual ha hecho inviable la rentabilidad de esta operación establecida antes del inicio de la crisis, y que Barceló considera insostenible en las circunstancias actuales, por lo que ha llegado a un acuerdo con los propietarios de los hoteles para desafiliarlos a partir del día 25 de abril, tras cinco años operando en el mercado británico.

"Estar en Reino Unido era muy interesante y hemos hecho grandes esfuerzos para mantenernos allí, pero la propiedad ha sido muy inflexible. Las condiciones no se podían sostener con la situación actual", añaden estas fuentes.

Asimismo, recuerdan que han "estado negociando muchos meses, pero no les hemos podido convencer", apuntan.

A pesar de esta situación, Barceló no descarta regresar en un futuro cuando la economía mejore. Tras esta desafiliación la cadena pasa a tener 142 hoteles y más de 39.000 habitaciones en 16 países.

Reactiva las aperturas este año

Tras varios años prácticamente de parálisis en cuanto a nuevas aperturas de establecimientos, 2012 ha empezado con más fuerza en este campo para el grupo Barceló. Así, desde el mes de enero, y hasta la fecha, la cadena ha realizado cuatro aperturas. En concreto, cuenta desde este año con tres nuevos hoteles en Roma, bajo la fórmula de gestión. También, tiene un nuevo establecimiento en Brno, la segunda ciudad más importante de la República Checa, y otro en la ciudad alemana de Hamburgo, los dos en propiedad.

Fuentes del grupo resaltan que sí se han reactivado este año las nuevas aperturas, "pero no es como antes". En este sentido, recuerdan que hasta 2010 se llegaban a abrir 20, 30 o 40 hoteles al año. "A partir de entonces se ha ralentizado la expansión". Para cuando acabe 2012, el grupo prevé una apertura más en el sur de Italia y para el próximo año el punto de mira está en un nuevo hotel en Marruecos. En 2011 ya realizó una apertura, la única del año, en este último país, en concreto en Fez.