La reforma laboral y los recortes les inquietan menos

El paro preocupa cada vez más a los españoles

A los españoles les preocupa cada vez más el paro, pero apenas muestran inquietud ante la reforma laboral aprobada en febrero ni por los recortes, según se desprende de la última encuesta del Centro de Investigaciones Sociológicas (CIS) hecha pública hoy.

Este último barómetro ha incluido un estudio sobre la enseñanza en España, calificada de regular por 6 de cada 10 ciudadanos, y otro postelectoral de los comicios generales del 20 de noviembre de 2011.

Del estudio se desprende un crecimiento de la preocupación por el desempleo, la máxima inquietud para el 84 por ciento de los españoles, por delante de los problemas relacionados con la economía y de la clase política y los partidos.

Repunta asimismo la inquietud por la sanidad y la educación, mientras que el terrorismo y ETA son ahora un problema marginal para la sociedad.

Precisamente, en esta última materia la mayoría cree que el Gobierno no debería dialogar con ETA sobre el futuro de sus presos, mientras que un 12,9 por ciento es partidario de esas eventuales conversaciones.

En cuanto a las preocupaciones de los ciudadanos, apenas un 1,2 por ciento de los encuestados por el CIS expresa desasosiego ante la reforma laboral, que entró en vigor el 11 de febrero, y únicamente al 1,7 por ciento le causan inquietud los recortes.

La reforma laboral fue origen de la huelga general que el 29 de marzo convocaron los sindicatos y, precisamente, el estudio postelectoral del CIS incluye preguntas sobre la participación de los españoles en diferentes tipos de protestas.

El estudio refleja que la mitad de los españoles nunca ha hecho huelga (59,7 por ciento) ni ha asistido a una manifestación autorizada (50,5), pero tampoco ha protagonizado acciones como ocupar edificios, participar en encierros o bloquear el tráfico.

Creen los ciudadanos (el 86,8 por ciento) que la situación económica es mala o muy mala y un 37,7 por ciento vaticina un empeoramiento de las expectativas de futuro.

Constatan también los ciudadanos el mal momento económico que atraviesa el país y reparten culpas entre el Gobierno, la UE, el Banco de España y la situación económica internacional.

Pero al preguntar de quién es la responsabilidad fundamental, el 30,8 la atribuye al Ejecutivo, el 23,6 a los bancos y el 21,7 a la situación económica internacional.

Pese a esa mala opinión sobre la gestión del Gobierno de José Luis Rodríguez Zapatero, el 46,6 por ciento no cree que con un Ejecutivo del PP se habría gestionado mejor la economía.

El 35,2 por ciento cree que la economía va a ir a mejor, el 37,9 opina que no va a variar y el 14,4 que va a empeorar.

Respecto a las elecciones del 20N, el 23 por ciento confiesa que decidió en los últimos días a qué partido dar su apoyo.

La diputada de UPyD Rosa Díez se mantiene como la dirigente política más valorada, con una nota de 4,91 sobre 10, seguida del presidente del Gobierno, Mariano Rajoy, con 4,79; de la dirigente de Geroa Bai Uxue Barkos (4,62) y del líder del PSOE, Alfredo Pérez Rubalcaba (4,51).

Rajoy es más valorado que Rubalcaba en competencia, honradez y preocupación, aunque el líder del PSOE le supera en capacidad de liderazgo.

Los españoles confían más en las ONG -le dan una nota de 5,33- que en los medios de comunicación (4,52), el Parlamento (4,49), el poder judicial (4,09), los partidos (3,64) o los bancos (2,60).

Respecto a la organización del Estado, la mayoría (un 39,8) defiende el modelo actual de Comunidades.

El 54,2 afirma sentirse tan español como de su comunidad, el 15,8 sólo se siente español, el 12,1 se siente más de su autonomía que español, el 8,5 más español que de su comunidad, y el 4,7 sólo se siente de su territorio autonómico

Además, el 84,9 se siente muy o bastante orgulloso de ser español, y sólo el 11,1 poco o nada de serlo.

El CIS se ha interesado igualmente por los hábitos en internet y revela que el 58,2 por ciento ha usado la red en el último año y que el 59,6 tiene una cuenta en Facebook, el 19,5 en Tuenti y el 15,2 en Twitter.

Del estudio sobre educación se desprende que más de la mitad de los españoles cree que el gasto en esta materia es bajo y que seis de cada diez españoles tienen una baja consideración de la situación de la enseñanza.