Ruta Madrid-París

Iberia cancela diez vuelos por la huelga de los controladores aéreos franceses

Iberia ha cancelado hoy diez vuelos entre Madrid y París a consecuencia de la huelga de controladores aéreos franceses, mientras que su franquiciada Air Nostrum se ha visto obligada a suspender 26 vuelos, y el resto de los vuelos programados por ambas compañías sufre un retraso medio de 3 horas.

Debido a la huelga de los controladores aéreos galos que tiene lugar durante el día de hoy y que continuará hasta las 23:59 horas del martes, Iberia ha cancelado ya otros 4 vuelos para mañana.

En un comunicado, Iberia asegura además que, aunque está haciendo todo lo posible para reubicar a los clientes en otros vuelos, está siendo "difícil" porque estos días de vacaciones son fechas de máxima ocupación.

En consecuencia, la aerolínea indica que irá dando salida a los pasajeros afectados de forma paulatina en la medida de las posibilidades.

En la ruta entre Madrid y París, Iberia ha contratado autocares para poder trasladar a los clientes a sus destinos lo antes posible.

Además de los vuelos cancelados, el resto de los trayectos también se están viendo afectados por la huelga, ya que muchos vuelos tienen que sobrevolar el espacio aéreo francés.

La mayoría de los vuelos registran un retraso medio de 3 horas tanto en salidas como en llegadas, lo que está provocando, a su vez, pérdidas de conexión a los clientes.

Los pasajeros podrán consultar la información sobre sus vuelos en la página web de Iberia o bien en Serviberia, en el teléfono 902 400 500.

Iberia ha agradecido la paciencia y comprensión de todos sus clientes, así como de sus empleados para ofrecer soluciones alternativas a los pasajeros, a fin de que puedan llegar a sus destinos lo antes posible.

La huelga de los controladores franceses afecta sobre todo a los vuelos internos, y se produce en protesta por el cierre de entre "una y dos decenas" de puestos de control aéreo en varios aeródromos franceses, así como por la "degradación de las condiciones de trabajo" de los agentes de control, según denuncian los sindicatos convocantes.