Cierre de la Bolsa

Claras subidas y claras bajadas

Empezábamos con claras subidas y terminamos con claras bajadas, y lo malo es que entre medio no ha pasado nada demasiado relevante, así que tendremos que afinar...

Inicialmente subíamos al rebufo de la euforia total que causó ayer el que Bernanke dejara caer palabras que según el mercado significaban que la QE3 está servida. Esta noche Asia subía fuerte por este motivo, y nos contagiaba en Europa.

Posteriormente se veía como el sector de energía no tenía el día. Los metales estaban débiles, decían que por miedo a China y complicaban a valores afines. Ayer cuando el cobre subía el 2% no tenía miedo a nada. En este contexto aún empeoraban más los valores de energía, tras una fuerte bajada de Total en el Mar del Norte que había obligado a evacuar a su personal y también a cerrar plantas vecinas de otras empresas como Royal Dutch Shell.

Dentro del mercado esto recordaba a los problemas que tuvo hace tiempo BP en México y el temor a una mayor legislación en el sector está penalizando a todo el súper sector.

El sector ha terminado el día con una bajada bastante dura, y dado su peso sobre los índices generales su efecto se ha hecho sentir finalmente.

Además no ha convencido la subasta de deuda italiana y el bono italiano ha sido bastante castigado, y esto ha terminado de poner nerviosos a unos mercados que siguen pensando que la sobrecompra de Wall Street es tela marinera.

También en algunas crónicas se dice que ha influido negativamente el dato de confianza del consumidor que ha quedado algo peor de lo esperado en EEUU.

Con todo esto mercado muy dudoso en el corto plazo, aunque con la red de seguridad por debajo del mar de liquidez, y demás, y especialmente a vigilar un futuro del Ibex que nadie sabe como se las arregla al final siempre termina bajando. Extremadamente peligroso el nivel de 8.000 puntos, al que cierra pegado.

En estas fechas existe una pauta estacional curiosa, en el que estamos a punto de entrar. Ya hemos dejado atrás esa otra sobre la que advertimos de que la primera parte de marzo suele ser muy complicado para las bolsas, que este año se ha cumplido, al menos en los primeros días donde hubo un susto. Ahora nos podemos adentrar en otra.

Si nos fijamos en el Ibex desde 1994, salvo en dos ocasiones, en todas las demás el mercado siempre dio un claro tirón al alza desde el cierre del trimestre que termina en marzo proyectándolo unos pocos días hacia adelante y en la única ocasión en que esto no funcionó, que fue en el año 2000 porque dio la casualidad de que en marzo se pinchaba la burbuja, estaba igual al cabo de un mes y el 2007 que fue el segundo fallo en 13 años, aunque en el peor momento hasta el día 15, lo máximo que se perdió fue el 2,5 % para remontar pocos días después.

Está claro que hay una pauta al alza estacional clara en los primeros días de abril respecto a marzo, que no siempre se cumple pero sí con mucha frecuencia, pero lo más interesante y aquí es donde quería ir a parar, ¿por qué precisamente en abril?

La explicación al misterio es que abril es históricamente el segundo mes del año tras enero en cuanto a entradas de dinero en fondos, y es que 15 de abril es el último día para poder hacer determinadas inversiones desgravables como planes de pensiones personales con efecto del año anterior. Aquí está la explicación de todo este misterio. De hecho abril es el mejor mes para el Dow Jones en los últimos 50 años con una media de subida de 1,8% y es precisamente por esto.