Economía estudia fórmulas para rebajar el coste de financión de las autonomías

De Guindos asegura que los hispanobonos podrían ser una realidad en verano

El ministro de Economía, Luis de Guindos, ha asegurado hoy que los hispanobonos "podrían ser una relidad este verano". El objetivo final es reducir el coste de financiación de las comunidades autónomas y lograr su acceso al mercado con volumen.

El ministerio de Economía quiere acabar con los sobrecostes por las diferencias en las emisiones de las administraciones públicas. Los hispanobonos se perfilan como la solución para lograr este fin y facilitar el acceso de las comunidades autónomas al mercado. Una vía que podría estar disponible en los próximos meses.

El ministro de Economía, Luis de Guindos, ha asegurado hoy que los llamados hispanobonos "podrían ser una realidad este verano". En una entrevista a Rac-1, el ministro, que anoche cenó con el conseller de economía, Andreu Mas-Colell, ha admitido que en ese encuentro se abordó con él la posibilidad de emitir hispanobonos, según informa Efe.

Desde el ministerio de Economía, no obstante, matizan que aún no está decidido cómo se van a articular los hispanobonos aunque reconocen que se están estudiando todas las fórmulas posibles para rebajar el coste de financiación de las administraciones públicas y garantizar el acceso al mercado de las comunidades autónomas con volumen. El ministro de Guindos ha cifrado en 1.000 millones de euros el sobrecoste que abona España por los diferentes tipos de interés que se exigen en las emisiones de deuda de las administraciones públicas.

Las últimas comunidades autónomas que han emitido en el mercado como Madrid o Aragón se han visto obligadas a pagar unos 200 puntos básicos más que el Tesoro para captar recursos pero hay otras con dificultades para emitir que ha visto obligadas a recurrir a la financiación por parte de particulares. La Generalitat, por ejemplo, lanzará en abril una emisión de bonos dirigidos a particulares para captar 2.000 millones de euros que ofrecerá una rentabilidad del 4,5% a los inversores que suscriban bonos a un año y un 5% anual a quienes adquieran bonos a dos años. Un

Las opciones ante las que se encuentra Economía para lograr este fin son varias y van desde la posibilidad de que las Comunidades Autónomas emitan por separado pero con aval público hasta la creación de un vehículo intermedio que emita en nombre del Estado y que después reparta la liquidez.