Considera que la respuesta ante la crisis es incompleta

La OCDE cree que la eurozona necesita "ambiciosas reformas estructurales"

La OCDE advirtió hoy a la eurozona de que su respuesta anticrisis aún es incompleta, por lo que cree que son necesarias reformas estructurales.

La Organización para la Cooperación y el Desarrollo Económico (OCDE), que mantiene su previsiones de diciembre de la evolución del Producto Interior Bruto (PIB) de la eurozona en el 0,2 % para el 2012 y en el 1,4 % para 2013, afirma en su último informe publicado hoy que las perspectivas de crecimiento son "inusualmente inciertas y dependen esencialmente de la resolución de la crisis de la deuda".

"Existe un riesgo de que la consolidación fiscal y un potencial desapalancamiento -venta de activos para ganar solvencia- puede restringir la actividad económica antes de que se materialicen los beneficios de unas finanzas públicas más sanas y de reformas para impulsar el crecimiento", señala la organización.

La OCDE considera que los cortafuegos europeos "deben ser ampliados" y "más creíbles" para restaurar la confianza en la eurozona, es decir que deben disponer de recursos lo suficientemente extensos para poder responder a cualquier futuro rescate.

Las posibles necesidades financieras podrían incluir costes de refinanciación de países vulnerables de más de un billón de euros durante los próximos dos años, según dijo Adrian Blundell-Wignall, el director adjunto para Asuntos Financieros y Empresariales y asesor del secretario general de la OCDE, Angel Gurría, en enero en un artículo publicado por la organización.

Los ministros de Finanzas de la zona del euro esperan llegar a un acuerdo sobre el reforzamiento de sus fondos de rescate este viernes en su reunión en Copenhague, después de que la Comisión Europea (CE) propusiera ampliar los cortafuegos hasta 940.000 millones de euros.

La OCDE considera además, que, pese a las medidas tomadas por el Banco Central Europeo (BCE) para bajar los tipos de interés a corto plazo e inyectar liquidez en el sistema bancario, "un abanico más amplio de acciones no convencionales podría ser necesario en caso de nuevas perturbaciones en el proceso de transmisión (monetaria)".

El BCE ha prestado a los bancos más de un billón de euros a tres años a condiciones muy favorables ya que los tipos de interés en la zona del euro se sitúan en el 1 % actualmente y ha ampliado en agosto pasado el programa de compra de deuda soberana para apoyar a España e Italia, que eran penalizados en los mercados.

La OCDE afirma además que se debe permitir que actúen los estabilizadores automáticos y que en países con algún margen fiscal, como Alemania, Holanda o Finlandia, se podría relajar el ritmo de la consolidación si el estado de la economía empeora, siempre teniendo en cuenta la sostenibilidad a largo plazo.

Por contra, países del euro con un programa de rescate deben atenerse a los objetivos, y aquellos que afrontan un escrutinio estrecho de los mercados deben seguir cumpliendo los objetivos presupuestarios y estar listos para tomar más medidas de consolidación si fuera necesario.

Por otra parte, la OCDE cree que la eurozona necesita "ambiciosas reformas estructurales" para impulsar el crecimiento, mejorar la sostenibilidad de la deuda y reequilibrar la economía.

Estas reformas deben solucionar las debilidades en la regulación del mercado de productos, en las instituciones del mercado laboral y los sistemas tributarios, y fortalecer el Mercado æscaron;nico.

En cuanto a su informe sobre el conjunto de la Unión Europea (UE), la OCDE, recomienda un modelo para el crecimiento que apoye una economía más justa y "verde", completar el Mercado æscaron;nico y avanzar en materia de competitividad en el sector de los servicios, en la integración y en la implementación nacional de las directivas.

Asimismo recomienda, eliminar los obstáculos para los negocios transfronterizos y la movilidad laboral en la UE, innovar más y mejor, y efectuar reformas laborales.