Faltan también profesionales cualificados

Ametic critica la falta de incentivos a las empresas para usar tecnologías verdes

La patronal tecnológica Ametic aseguró ayer que la aplicación de las tecnologías verdes en diversos sectores económicos reduciría en un 15% las emisiones de C02 previstas para 2020, pero criticó la falta de incentivos para que las empresas usen las green TIC.

La patronal tecnológica Ametic presentó ayer el informe Situación y retos de las Green TIC en España y señaló que la aplicación de estas tecnologías verdes en diversos sectores económicos podría reducir en un 15% las emisiones de dióxido de carbono (CO2) previstas para el año 2020. Una cifra que supondría, según señaló Martín Pérez, vicepresidente de la asociación, un ahorro de 7.800 millones de toneladas de gases de efecto invernadero.

De esa cantidad, 2.400 millones provendrían de las llamadas smart grids (redes de distribución de energía eléctrica inteligentes), 2.300 millones de una logística "más eficiente", 1.700 millones mediante edificaciones energéticas "más eficientes", 970 millones del incremento de la eficiencia en los procesos manufactureros, 360 millones del uso de sistemas de telepresencia y videoconferencia (que reduzcan los desplazamientos) y 130 millones de un menor uso de papel.

La asociación defendió que el sector TIC sea pionero en la aplicación de soluciones tecnológicas eficientes y se constituya en la base tecnológica en la que se sustenten los nuevos modelos de producción para cumplir las normativas europeas referentes a este tema, ya que "se estima que la eficiencia energética proporcionada por las TIC puede llegar a suponer un ahorro de 600.000 millones de euros en 2020", añadió Pérez.

El informe, en el que también ha participado Funcoas, denuncia, sin embargo, la actual falta de personal técnico "adecuadamente capacitado" para gestionar y explorar los nuevos sistemas TIC dedicado a la gestión de la sostenibilidad en los diversos sectores productivos. El texto alerta igualmente del "bajo nivel de incentivos que obtienen nuestras empresas por desarrollar esta tecnología", y eso que España se encuentra en segunda posición de empresas adheridas al EMAS, sistema de gestión medioambiental de la UE, y se es el país que mayor número de empresas aporta al Índice Dow Jones de Sostenibilidad.

El secretario de Estado de Telecomunicaciones y Sociedad de la Información, Víctor Calvo-Sotelo, admitió que la crisis económica "ha dejado algo atrás la preocupación sobre estas cuestiones medioambientales", pero aseguró que la preocupación sigue ahí y que el sector TIC, que apenas produce el 2% de las emisiones mundiales de efecto invernadero, "produce ahorros del orden de 10 veces su consumo total". Desde el sector TIC se defiende que la sustitución de productos físicos por otros digitales, la virtualización y los modelos de cloud computing pueden contribuir decisivamente a reducir las emisiones de carbono.

Así, uno de los casos de éxito que mostraron fue el del grupo hotelero AC Hoteles, que acometió un proyecto de virtualización de servidores en 2007. La compañía partía de un total de 110 servidores, 86 distribuidos entre sus hoteles, cifra que redujo a 45 servidores en dos sedes. "El proyecto generó importantes ahorros de costes", apuntaron.

No obstante, el informe advierte de otras barreras adicionales a las antes citadas para avanzar en esa dirección. "Falta una metodología plenamente aceptada de medición de la huella de carbono y falta estandarización e interoperabilidad de las soluciones TIC", indica el estudio, que también alerta de la inexistencia de foros específicos de cooperación intersectorial en los que también tenga presencia la Administración. "Adicionalmente, estos foros podrían evolucionar hacia verdaderos consorcios industriales con presencia pública, capaces de afrontar grandes proyectos de despliegue de tecnologías Green TIC", señala el documento.

Deberes que cumplir

Durante una rueda de prensa en el Ministerio de Industria, los responsables del informe defendieron que el sector TIC es claro favorito para ayudar al resto de industrias a ser más eficientes desde un punto de vista medioambiental, pero admitieron que el propio sector de las tecnologías de la información tiene deberes que cumplir. La principal fuente de gases contaminantes del sector la proporciona la necesidad energética de los ordenadores personales y monitores de datos (40%), los centros de proceso de datos (23%), las telecomunicaciones fijas y móviles (24%) y, por último, las comunicaciones de oficina (7%) y las impresoras (6%).

Por ello, el estudio apunta que, para que la industria avance hacia el modelo Green TIC, se necesitan cambios en el diseño y la producción, con la eliminación de materiales tóxicos o de difícil reciclado; en la distribución, con la aplicación de logística optimizada; la realización de campañas para promover un uso responsable de estos productos, y favorecer el reciclado eficiente.