Productos de consumo

Unilever cierra su fábrica de Madrid y elimina 166 empleos

La multinacional de productos de consumo Unilever ha decidido cerrar su planta de Madrid, que está especializada en la producción de suavizantes y detergentes y cuenta con una plantilla de 166 trabajadores.

Unilever justifica el cierre por el estancamiento de las ventas en Europa, la caída del mercado español y de la falta de perspectivas de crecimiento. Según el fabricante de marcas como Cif, Dove, Knorr o Flora la compañía adolece de una sobrecapacidad productiva de suavizantes y detergentes en sus plantas europeas. Asegura que la de Aranjuez es "la menos competitiva" de todas ellas, pese a que en los últimos años ha puesto en marcha iniciativas que trataban de evitar su cierre. "El entorno económico actual ha hecho que sea necesario tomar esta meditada decisión", añade. Según la empresa, el mercado global de productos de lavandería ha sufrido una caída del 9% en los últimos cinco años, desde el comienzo de la crisis. Además, el retroceso de las ventas de detergente en polvo, que concentra buena parte de la actividad de Aranjuez, alcanza el 18%, en contraste con la subida del 126% del detergente líquido y del 118% del de cápsulas.

Unilever matiza que la decisión de cerrar la planta de Aranjuez no tiene ninguna repercusión sobre la factoría de Leioa, en Vizcaya, especializada en la fabricación de productos de alimentación, como salsas y margarinas, ni sobre las oficinas centrales de Barcelona. La empresa iniciará un proceso de diálogo con los trabajadores para llevar a cabo un plan social en las mejores condiciones para los afectados.

UNILEVER N.V. 47,85 1,31%

Propuestas online

Solo dos días antes de anunciar el cierre de su planta de Aranjuez, Unilever anunció la puesta en marcha de una web en la que recabar propuestas externas para el desarrollo de nuevos productos que puedan suponer una fuente de ingresos para la multinacional.