El índice cae el 0,9% y la prima se dispara a 342

El riesgo soberano arrastra de nuevo al Ibex y al bono

El Ibex se ha despedido de las ganancias anuales que había logrado rozar ayer y ha cerrado con una caída del 0,9%, hasta los 8.490,9 puntos, mientras que la prima de riesgo se ha disparado hasta los 342 puntos. La advertencia del economista jefe de Citigroup sobre un posible default de España ha precipitado las ventas y devuelto la presión sobre España, contagiando también a Italia.

La extrema sensibilidad del mercado hacia el desenlace de la crisis de deuda soberana ha quedado de nuevo hoy de manifiesto, a pesar de la calma que se había conquistado en las jornadas precedentes. El economista jefe de Citigroup, Willem Buiter, ha destapado la caja de los truenos al afirmar que España está ahora "más que nunca" en riesgo de impago. Y ha advertido de que las inyecciones millonarias de liquidez del BCE han instalado en el Mercado una sensación próxima a la euforia que lleva a pensar que todos los problemas se han terminado. Aun al contrario, en su opinión, "España es el país por el que estoy más preocupado", afirma Buiter, que añade que Grecia, Irlanda y Portugal podrían necesitar nuevos rescates.

Semejante diagnóstico ha disparado la prima de riesgo española hasta los 342 puntos, con un avance de 23,2 en el día, y frente al nivel de 300 en que había iniciado el mes de marzo. El alza ha estado compartido, aunque en menor medida, por la prima de riesgo italiana, que se ha colocado de nuevo en los 300 puntos, tras encarecerse en 15 puntos. Y la rentabilidad del bono español ha subido al 5,4%, mientras que la del bono italiano roza de nuevo la cota del 5%.

La factura en la Bolsa ha sido de una caída del 0,89% para el Ibex 35, arrastrado en gran medida por el retroceso de los bancos. BBVA ha caído el 2,92%; Santander, el 2,43% y Popular, el 2,37%. Telefónica ha perdido el 0,77% y Repsol, por el contrario, se ha anotado la mayor alza del selectivo, del 4,28%, después de que las autoridades argentinas hayan negado cualquier intención de nacionalizar YPF.

Las declaraciones del estratega de Citi han deslucido por completo la buena noticia de que la cámara de compensación LCH Clearnet ha suavizado los requisitos que exige para aceptar como colateral deuda soberana española. En los momentos más crudos de la crisis de deuda soberana, el endurecimiento de las garantías por parte de LCH tenía un efecto devastador en la prima de riesgo, al impulsar las ventas de deuda soberana por su menor capacidad de colateral.