El exfutbolista los abonó a Hacienda antes de recurrir

El Supremo ratifica la condena de 2,4 millones a Figo

El Tribunal Supremo ha desestimado el recurso del exfutbolista Luis Figo sobre la condena de la Audiencia Nacional a pagar 2,4 millones de euros a Hacienda por derechos de imagen entre 1997 a 1999, cuando militaba en el FC Barcelona.

Luís Figo y Raúl González, durante un partido entre el Real Madrid y el F.C. Barcelona la temporada 199899
Luís Figo y Raúl González, durante un partido entre el Real Madrid y el F.C. Barcelona la temporada 1998/99

La sentencia de la sección segunda de la sala de lo contencioso-administrativo desestima un recurso de casación de Figo contra la dictada por la sección cuarta de la sala de lo contencioso-administrativo de la Audiencia Nacional en junio de 2008, que estimaba la reclamación del Tribunal Económico-Administrativo Central (TEAC) por los actos de liquidación referentes al IRPF de los ejercicios 1997, 1998 y 1999 con cuantías de 662.300,17 euros, 960.057,69 euros y 834.260,10 euros, respectivamente.

Según una nota difundida esta tarde por el despacho de abogados Gómez-Acebo&Pombo, el futbolista ya abonó en su día las cantidades a las que fue condenado, si bien decidió plantear el recurso de casación ante el Supremo.

El Alto Tribunal, en su sentencia del 13 de marzo, hecha pública este martes, desestima todos los motivos del recurso y, además, impone las costas al recurrente, aunque limita su importe a 6.000 euros.

En su argumentación, referente a la sentencia de la Audiencia Nacional considera que, si bien es cierta la relación laboral especial de los deportistas profesionales, y la "disociación de los derechos de imagen", -"considerando los rendimientos derivados de la relación laboral las cantidades obtenidas por la cesión de los derechos de imagen al club, y que tributarán como rendimientos de trabajo personal, y, por otra parte, las derivadas de la cesión a terceras personas o entidades de los derechos de imagen del profesional no referidos a su actividad profesional, que tributarían como rendimientos de capital mobiliario"- "no queda probado" que Figo "cediera en aquella fecha los derechos de imagen".

Además, la parte recurrente alega que no se supera el límite del 85/15 establecido en dichos preceptos, en referencia a que los futbolistas deben cobrar como máximo el 15 por ciento de sus ingresos totales como derechos de imagen y el 85 debe considerarse como el salario, pero una parte de la suma de lo que cobró como derechos de imagen debería haberse pagado como renta de trabajo.

Finalmente, añaden que "no puede alegarse indefensión" ni que "se hayan vulnerado las normas reguladoras de la sentencia" y que la Audiencia "ha motivado y razonado suficientemente sus conclusiones por lo que no puede apreciarse que se hayan vulnerado las normas reguladoras de la sentencias" y sin que pueda "apreciarse ni incongruencia ni contradicciones internas".