Por supuesto despido improcedente

La Justicia desestima la demanda de la exdirectora de CAM

El juzgado de lo social 4 de Alicante ha desestimado la demanda presentada por la ex directora general de Caja Mediterráneo (CAM), Dolores Amorós, por supuesto despido improcedente, según ha informado el Tribunal Superior de Justicia de la Comunitat Valenciana (TSJCV) en su cuenta de twitter.

Amorós consideró "improcedente" su despido y pidió, a través de sus letrados, una indemnización de diez millones de euros en concepto de lucro cesante, una cantidad a la que se sumaría una segunda compensación económica por el tiempo trabajado.

El fallo, que se ha conocido esta tarde, recoge textualmente que la conducta de la ex directora general es "muy reprochable" en términos jurídico laborales, "pues prevaliéndose de su condición y abusando de la confianza" depositada en ella por la entidad, se asignó" una jubilación cuya renta era de 369.000 euros.

El juicio por el despido de Amorós, quien fue relevada de su cargo en septiembre del pasado año, se celebró el pasado 24 de febrero.