Cerca de la zona donde se registró otro derrame en noviembre

Chevron detecta un nuevo vertido de crudo en Brasil

La petrolera estadounidense Chevron ha anunciado que detectó una nueva fuga de crudo en el lecho del Atlántico frente a la costa de Brasil cerca de la zona donde se registró otro derrame en noviembre pasado.

Según portavoces de la empresa, se ha hallado "una pequeña mancha" de petróleo en la superficie marina en la región del Campo de Frade, un yacimiento situado a unos 120 kilómetros del litoral del estado de Río de Janeiro, en la mayor región petrolera de Brasil.

Chevron ha desplegado "inmediatamente" sus dispositivos de contención, que recogieron los restos de petróleo procedentes de una nueva grieta en el suelo marino a unos tres kilómetros del punto del primer vertido, han agregado las fuentes de la empresa.

El ente regulador brasileño, la Agencia Nacional del Petróleo (ANP), ha confirmado el nuevo vertido y, aunque no ha facilitado cifras, considera que su volumen es de pequeñas dimensiones.

La ANP ha notificado a Chevron por no cumplir la orden de "presentar todas las salvaguardas solicitadas para evitar nuevas filtraciones en el área", y le ha exigido la instalación de un colector en la nueva fisura, según un comunicado.

El noviembre Chevron calculó que se vertieron al mar 2.400 barriles de crudo, aunque las autoridades brasileñas creen que pudieron ser unos 15.000, por una grieta abierta cerca de un pozo exploratorio en el Campo de Frade que fue posteriormente sellado por la empresa.

Las autoridades brasileñas han impuesto varias multas a Chevron, que también se enfrenta a demandas judiciales que solicitan que se le impida operar en Brasil y que pague cuantiosas indemnizaciones.

La ANP ha prohibido a Chevron realizar nuevas perforaciones en Brasil hasta que concluyan las investigaciones del vertido de noviembre.

Al margen del accidente, Chevron continúa sus operaciones en Brasil, donde extrae 79.000 barriles de crudo diarios, según sus propios cálculos.