Finnair

Finlandia despide al consejo de la aerolínea estatal por repartir bonus a sus directivos

El Gobierno finlandés anunció hoy el despido de seis de los ocho miembros del consejo de administración de la aerolínea estatal Finnair por autorizar en secreto el reparto de bonus entre altos directivos de la compañía.

La ministra finlandesa de Desarrollo, Heidi Hautala, responsable de supervisar las empresas estatales, exigió hoy la expulsión de todos los miembros del consejo de administración de Finnair que aprobaron el pago de sobresueldos por la "falta de transparencia exigible a las compañía públicas".

Los nuevos miembros del consejo de administración serán elegidos en la próxima junta general de accionistas, que tendrá lugar el 28 de marzo.

El escándalo se remonta a febrero de 2009, cuando el entonces consejero delegado de Finnair, Jukka Hienonen, dimitió debido a la mala situación financiera de la aerolínea y a los continuos conflictos laborales con el personal.

Según medios locales, el consejo de administración de Finnair, propiedad del Estado finlandés en un 55,8%, aprobó entonces el pago de sobresueldos a 18 altos cargos de la empresa para evitar que también la abandonasen.

Los ejecutivos cobraron una media de 154.000 euros cada uno a cambio de permanecer en la dirección hasta febrero de 2011, pero la compañía guardó silencio para no entorpecer las negociaciones con los trabajadores, a quienes al mismo tiempo se exigió un recorte salarial a fin de mejorar la rentabilidad de la empresa.

El nuevo consejero delegado, Mika Vehviläinen, recibió además en secreto una suma de 180.000 euros cuando asumió el cargo, en compensación por la reducción salarial respecto a su anterior puesto como ejecutivo de Nokia Siemens Networks.

"Finnair se enfrenta a serios desafíos y necesita una gestión determinada e ininterrumpida para poder seguir desarrollando su estrategia e implementando los cambios estructurales necesarios", afirmó en un comunicado la ministra Hautala.

La compañía aérea finlandesa ha cerrado los últimos cuatro ejercicios en números rojos, periodo en el que ha acumulado unas pérdidas netas de 254 millones de euros.