Pidió a Montoro que "no le tiemble el pulso"

Rafael del Pino pide la reducción del déficit con la disminución del gasto

El presidente de Ferrovial, Rafael del Pino, ha celebrado las medidas implementadas por el Gobierno y ha apostado por abordar la necesaria reducción del déficit con la disminución del gasto y no subiendo los impuestos.

Del Pino ha pedido al ministro de Hacienda y Administraciones Públicas, Cristóbal Montoro, que "no le tiemble el pulso" al aprobar nuevas medidas, ya que "no hay tiempo que perder".

Durante el ''Foro ABC-Deloitte'', el presidente de Ferrovial ha asegurado que el Gobierno "no ha perdido" el tiempo desde que ha llegado al poder, ya que ha aprobado numerosas medidas que "van en la dirección correcta".

En concreto, ha repasado algunas de las iniciativas ya aprobadas, como la ley de estabilidad, la subida de impuestos, que "no gusta pero es necesaria", o la reforma laboral, "esencial y muy necesaria" para el mercado de trabajo.

Asimismo, ha agradecido al Ejecutivo el plan para proveedores porque supondrá una gran inyección de liquidez para la economía y ha resaltado la necesidad de reducir el sector público y privatizar parte del mismo.

Del Pino ha asegurado que los problemas "no solo" se resuelven con medidas contractivas como las subidas de impuestos o la contracción de la inversión, que apuntan a una "espiral negativa" como la que se generó con el crack de 1929.

"No queremos estar ahí", ha señalado Del Pino, para quien estas medidas son necesarias, pero "no suficientes", por lo que hay que acompañarlas de otras que estimulen el crecimiento y el consumo interno.

En concreto, se referido a la medida que las empresas han propuesto a la Comunidad de Madrid, que consiste en la contratación integral de servicios y que puede suponer un ahorro cercano al 20% en el montante de las prestaciones de servicios. "Si se recortara el gasto en todas las administraciones en un 20%, el problema del déficit se habría acabado", ha dicho.

Además, ha aprovechado para pedir al Gobierno que apoye a las grandes empresas y no solo a las pymes con medidas fiscales y laborales y defendiendo sus intereses en el extranjero. En este sentido, se ha referido al caso de Repsol y ha recordado que otros

países defienden los intereses de sus empresas de forma "muy beligerante".

Finalmente, Del Pino ha ofrecido su apoyo al Gobierno y ha asegurado que las empresas están dispuestas a colaborar en la creación de empleo y en la mejora de la imagen de España. "Cuente con nosotros para sacar el país adelante", ha dicho.