Ante la falta de consenso

La UE busca alternativas a la tasa Tobin

Los miembros del Ecofin han acordado esta mañana buscar una alternativa que produzca resultados similares a la llamada Tasa Tobin, para cuya aplicación únicamente en Europa no hay consenso.

Los ministros de Economía de los Veintisiete han constatado este martes la falta de consenso para crear una tasa a las transacciones financieras internacionales que se aplique sólo en la UE y han apostado por debatir posibles "alternativas" que produzcan el mismo resultado de que la banca asuma parte de los costes de la crisis y reduzca sus operaciones especulativas.

La Comisión, a petición de Francia y Alemania, ha propuesto una tasa que gravaría con un tipo del 0,1% las compraventas de acciones y bonos y con un tipo del 0,01% las de derivados. El nuevo impuesto generaría unos ingresos de 55.000 millones de euros al año, según los cálculos de Bruselas.

Durante el debate público celebrado en el Ecofin, cinco Estados miembros (Reino Unido, Países Bajos, Luxemburgo, República Checa y Malta) han rechazado expresamente el plan de Bruselas alegando que provocará deslocalizaciones en el sector financiero, perjudicará al crecimiento y al empleo y aumentará los costes de financiación para familias, empresas y Estados. La tasa sólo puede aprobarse por unanimidad.

Desbloquear el debate

La novedad de la discusión es que, por primera vez, los países partidarios de crear la tasa a las transacciones financieras han aceptado estudiar alternativas para desbloquear el debate. "Si durante la presidencia danesa (el primer semestre de 2012) vemos que no hay solución a nivel de la UE, y yo espero que sí la haya, creo que estamos obligados a concentrarnos en alternativas", ha dicho el ministro alemán de Finanzas, Wolfgang Schäuble, uno de los máximos defensores de la tasa. "Si no hay ningún resultado tras años de discusiones sería desastroso", ha avisado.

Por su parte, la representante finlandesa, Jutta Urpilainen, ha expresado su respaldo a la propuesta de Bruselas, pero ha admitido que "no todos pueden suscribirla" y ha pedido "no malgastar mucho tiempo intentando mover lo que es inamovible" y buscar "alternativas" que sean aceptables para los Veintisiete.

También el ministro de Economía francés, François Baroin, ha apoyado la propuesta de Alemania y de Finlandia de encargar a la presidencia danesa y a la Comisión que "examinen las próximas semanas propuestas alternativas" a la tasa a las transacciones financieras. Baroin ha explicado que París acaba de adoptar una tasa inspirada en la 'Stamp duty reserve tax' británica, que grava la compraventa de acciones.

Por su parte, el representante sueco, Anders Borg, uno de los máximos opositores a la tasa por la mala experiencia de su país cuando la implantó, ha resaltado que todos los países considerar que el sector bancario "no paga suficientes impuestos" y debe contribuir a los costes de la crisis.

Pero ha insistido en que gravar las transacciones financieras provocaría deslocalizaciones y "aumentaría el coste del crédito para los hogares" y también para los Gobiernos. Por ello ha reclamado también buscar posibles "alternativas".

El ministro de Economía y Competitividad, Luis de Guindos, no ha intervenido en el debate público. La presidencia danesa se ha comprometido a estudiar la petición y seguir con el debate en el Ecofin informal que se celebrará a finales de marzo en Copenhague.