Presupuestos Generales del Estado

El Congreso debate hoy el techo de gasto y los objetivos de déficit

El Pleno del Congreso de los Diputados debatirá hoy el límite de gasto no financiero de los Presupuestos Generales del Estado para 2012 y los objetivos de déficit para las distintas administraciones públicas (un 5,8% para este ejercicio), tal y como quedo comprometido en la Ley General de Estabilidad Presupuestaria. Una vez que se aprueben ambos en la Cámara Alta pasaran al Senado. En caso de que fueran rechazados, el objetivo se sometería a nueva votación del Congreso pasado mañana y quedaría ratificado por mayoría simple.

El Gobierno ha fijado en 118.565 millones de euros el límite de gasto para los Presupuestos Generales del Estado, lo que supone una rebaja del 4,7% respecto a 2011 en términos homogéneos, es decir, sin incluir obligaciones de ejercicios anteriores. Teniendo en cuenta dichas obligaciones, que suman 2.270 millones, el límite de gasto queda en 116.295 millones de euros.

Las previsiones del Gobierno apuntan a que los ingresos estimados para 2012 serán de 119.233 millones de euros, con un objetivo de déficit para el Estado del 4% del PIB (una caída de 1,1 puntos respecto al cierre de 2011), es decir, 42.576 millones. Por su parte, el déficit para las comunidades autónomas será del 1,5% (frente al 2,9% de final de 2011) y el de los entes locales del 0,3% (0,1% el año pasado), y se espera un equilibrio en las cuentas de la Seguridad Social, que cerraron con un saldo negativo equivalente al 0,09% el ejercicio pasado.

El límite no financiero recoge, además, una cuantía de financiación de las administraciones territoriales a través del presupuesto de gastos de 36.884 millones de euros. En concreto, el gasto disponible para los ministerios se reduce un 12,5%, hasta los 57.978 millones de euros, sin incluir intereses, pensiones de clases pasivas y aportaciones, entre otros datos.

Propuesta de UPYD

El grupo parlamentario de UPyD someterá hoy a votación una iniciativa para suprimir diputaciones provinciales, fusionar ayuntamientos de reducido tamaño y acabar con los "privilegios" fiscales de los que disfrutan las comunidades de Euskadi y Navarra.