Paro contra la reforma laboral

Báñez: "Las huelgas generales no crean empleo"

"En la economía y en la vida, la paz social es muy importante, pero no puede desviar la atención principal de un Gobierno responsable: gobernar para la mayoría". Así ha respondido esta mañana la ministra de Empleo, Fátima Báñez, al ser preguntada por la huelga general que han convocado los sindicatos para el 29 de marzo. La protesta, ha dicho, "no creará empleo".

La ministra de Empleo, Fátima Báñez, durante la inauguración hoy, lunes, 12 de marzo de 2012, de una jornada sobre la reforma laboral
La ministra de Empleo, Fátima Báñez, durante la inauguración hoy, lunes, 12 de marzo de 2012, de una jornada sobre la reforma laboral

En la inauguración de una jornada sobre la reforma laboral organizada por Adecco y la Asociación para el Progreso de la Dirección (APD), Báñez ha atacado a los sindicatos. "Cada uno tiene que ejercer su responsabilidad", ha explicado. "Las huelgas generales no crean empleo. Todos tenemos que estar a la altura de nuestros compromisos".

Báñez ha asegurado que "la gran responsabilidad y la gran ocupación del Gobierno" ha sido y será "hacer reformas para sacar cuanto antes a España de la crisis y dar una respuesta a los parados". La aprobación de una reforma laboral, sin el respaldo de los sindicatos, se ha debido a una razón "de urgencia social".

La ministra de Empleo ha justificado esa "urgencia social" con cuatro datos: 5,3 millones de parados, uno de cada dos jóvenes sin empleo, más del 50% de los desempleados en paro de larga duración y 1,5 millones de familias sin ingresos.

"Seguiremos hablando"

"Seguiremos hablando con los sindicatos", ha prometido antes de añadir que durante la elaboración de la reforma laboral "se ha escuchado a todo el mundo y se ha hecho diálogo social" pese a que, como critican los sindicatos, el cambio legal no se ha negociado con los representes de los trabajadores. Báñez cree que eso no supone el fin del diálogo ya que el decreto "incorpora" el acuerdo sobre negociación colectiva alcanzado en enero por los agentes sociales.

La titular de Empleo ha recordado que representantes de su ministerio y de las centrales sindicales mantendrán una "reunión técnica" esta tarde, la sexta ya. La ministra ha reiterado que el decreto se tramitará como proyecto de Ley, que permite modificaciones y enmiendas, "para sumar las aportaciones de todos". "La reforma laboral empieza a andar y de su buena interpretación y aplicación depende el futuro de muchos españoles", ha concluido.

Una vez más, Báñez ha asegurado que el cambio normativo busca que "el mayor número posible de ciudadanos ejerzan el derecho constitucional al empleo", y ha lanzado un último mensaje a aquellos que la tachan de inconstitucional, entre ellos el PSOE: "A veces olvidamos ese derecho constitucional (el del trabajo)".

Báñez ha vuelto a defender la importancia de la reforma laboral, que abarata y flexibiliza las rescisiones de contrato, para evitar que el despido sea el primer recurso en situación de crisis. "Ese excesivo abuso del despido no solo perjudica a los empleados, también daña a las empresas reduciendo el capital humano, que es lo más valioso que tienen".