La city

Un musulmán entre nosotros

No es extraño en tiempos de Cuaresma que en las comidas de trabajo alguno de los comensales, empresario, político o profesional, de manera discreta, rechace algún plato de carne y lo sustituya por una ensalada. Los congregados suelen no darse por enterados y solo algún despistado pregunta si anda mal del estómago o es vegetariano.

En un reciente encuentro con mantel y mesa de por medio, fue el consejero delegado de Vodafone, Shameel Joosub, quien con el mayor cuidado rechazó una copa de vino y pidió alternativa para un plato fuerte y para un postre que podría estar preparado con manteca.

La globalización trae vientos de cambio con los que no solo se mutan los preceptos económicos.