"La situación era buena"

Pascual culpa a la banca de la quiebra de Marsans

El socio de Gerardo Díaz Ferrán en Marsans, Gonzalo Pascual, ha culpado a la banca de la quiebra del grupo de viajes, y asegurado que la situación de Marsans era buena, según fuentes jurídicas. Declara como imputado por delito continuado de apropiación indebida en la Audiencia Nacional.

Gonzalo Pascual, uno de los antiguos gestores de Viajes Marsans, a su llegada hoy, martes, 6 de marzo de 2012, a la Audiencia Nacional donde declara como imputado por un presunto delito de apropiación indebida de 4,43 millones de euros.
Gonzalo Pascual, uno de los antiguos gestores de Viajes Marsans, a su llegada hoy, martes, 6 de marzo de 2012, a la Audiencia Nacional donde declara como imputado por un presunto delito de apropiación indebida de 4,43 millones de euros.

Gonzalo Pascual, socio de Gerardo Díaz Ferrán al frente de Marsans, ha culpado a la banca de la quiebra del grupo. Según fuentes judiciales, en su declaración de hoy ante el juez de la Audiencia Nacional Santiago Pedraz, Pascual ha asegurado que la situación financiera de la compañía era buena en 2010.

Además, según estas fuentes, Gonzalo Pascual ha asegurado que la venta de Marsans al grupo Posibilitum tenía como objetivo poder reflotar la empresa de viajes. La empresa, no obstante, está en liquidación y a los pocos meses de la entrada de Posibilitum se hizo evidente la imposibilidad de mantener viva la compañía. Los mismos administradores de Posibilitum (liderados por Ángel de Cabo) también adquirieron en septiembre Nueva Rumasa, estando también la empresa en situación concursal.

Tanto pascual como el expresidente de CEOE Gerardo Díaz Ferrán afrontan estos días dos citas judiciales por su gestión al frente Marsans. Además de ante la Audiencia Nacional, deben comparecer ante la juez del concurso de Marsans.

Ambos empresarios están imputados por el juez de la Audiencia Nacional Santiago Pedraz por un presunto delito continuado de apropiación indebida por valor de 4,4 millones de euros procedentes del grupo Marsans, según el auto dictado por el magistrado. El Juzgado Central de Instrucción número 1 de la Audiencia admitió a trámite la querella presentada a finales de enero por la fiscalía de la Audiencia Nacional al considerar que los delitos "afectan a una generalidad de personas" en territorios de varias audiencias.

Según la querella del fiscal Daniel Campos, de la que han informado Efe y EP, "los responsables de la agencia de viajes se apropiaron indebidamente de las cantidades entregadas por los clientes para la adquisición de billetes".

A finales de 2009, según la querella, las sociedades de Marsans dejaron de abonar a los mayoristas las cantidades recibidas de los consumidores por los viajes y servicios contratados. Los proveedores exigieron al grupo turístico el pago anticipado de los productos comercializados.

Sin embargo, Díaz Ferrán y Pascual "destinaron los fondos a fines ajenos a la actividad del grupo". Los clientes que habían depositado una cantidad con Marsans vieron cancelada su reserva y no obtuvieron el reembolso del dinero anticipado, lo que supuso un perjuicio económico. El importe total de las cantidades que no se devolvieron a los clientes afectados ascendía a 4,43 millones de euros.

Díaz Ferrán y Pascual acordaron en junio de 2010 la venta de las sociedades del grupo Marsans a firmas controladas por el empresario Ángel de Cabo, el mismo que el pasado mes de septiembre anunció la adquisición de Nueva Rumasa (en los dos casos, cuando las compañías se encontraban en situación concursal). Iván Losada, hombre de confianza de De Cabo, también ha sido imputado por apropiación indebida.

Inhabilitación de 15 años

En los próximos días está previsto también que la juez Ana María Gallego, titular del Juzgado de lo Mercantil número 12 de Madrid y que tramita los concursos de las cinco empresas del grupo Marsans -Viajes Marsans, Viajes Crisol, Tiempo Libre, Mundicolor y Rural Tours Viajes- celebre una vista oral tras la cual decida si declara culpable el concurso de Marsans.

Según fuentes jurídicas consultadas por este diario, la administración concursal de la compañía ha solicitado la declaración de concurso culpable y que Díaz Ferrán y Pascual sean inhabilitados por 15 años para administrar empresas (el máximo contemplado por la ley) y que hagan frente con su patrimonio a buena parte del déficit de 417 millones de euros de la compañía.

La administración concursal de Marsans ha enviado un escrito a la juez advirtiendo de la "inexistencia de liquidez" en la compañía. La juez del concurso de Marsans ya ordenó el año pasado, tras solicitarlo la administración, el embargo preventivo de bienes de Díaz Ferrán y Pascual para cubrir el déficit del grupo.