Prefiere modificaciones fiscales

La automoción española descarta a corto plazo la aprobación de un plan de rejuvenecimiento del parque

El vicepresidente de Anfac, Mario Armero, declara en Ginebra que la prioridad del Gobierno es el recorte del déficit lo que deja fuera un plan de ayudas a corto plazo, aunque considera que se pueble hablar de otras cosas con la Administración para reactivar el mercado de vehículos

La aprobación de un plan de ayudas por parte del Gobierno a la compra del automóvil para la renovación del parque automovilístico español parece estar perdiendo fuerza, al menos a corto plazo. Esta era una de las demandas estrella que las cuatro principales patronales del sector del automóvil, Anfac y Aniacam por parte de los fabricantes, y Faconauto y Ganvam, por parte de los concesionarios negocian estos días con el fin de preparar un documento que presentar al unísono al Gobierno.

El vicepresidente de Anfac, Mario Armero, reconoció ante un grupo de periodistas que las prioridades del Gobierno en estos momentos están ligadas al recorte del déficit, lo que dificulta la adopción de medidas como un plan de ayudas a la compra del automóvil. Incluso, aunque sea rentable económicamente para la Administración, pues los anteriores planes, han contribuido a aumentar los ingresos fiscales al erario público. Según los cálculos de Anfac, el Estado recaudaría vía tributos 450 millones de euros con un plan de rejuvenecimiento del parque.

Sin embargo, Armero reconoció que a corto plazo era poco probable la aprobación de un plan semejante y precisó que existen otros campos que negociar con la Administración, en especial la actual estructura impositiva ligada al automóvil. "El Gobierno puede prestar apoyo fiscal al sector. Existen nueve impuestos asociados al vehículo".

Impuestos de matriculación

El documento que prepara la industria para presentar al Gobierno incluye la eliminación del impuesto de matriculación que pagan los coches con tarifas progresivas en función del nivel de emisiones de CO2. Lo que no implicaría necesariamente una reducción de la recaudación que obtienen las comunidades autónomas por este tributo. El argumento del sector es rebajar la tributación a la adquisición del vehículo aunque se suba la ligada al mantenimiento (impuesto circulación municipal, impuesto de carburantes).

No obstante, Mario Armero matizó que el sector no abandona la idea de que el Gobierno acabé aprobando un plan de rejuvenecimiento del parque español, aunque "no está en el radar en estos momentos". Para puntualizar, a renglón seguido, que con las ofertas de los concesionarios ahora es "el mejor momento para comprarse un coche". Según Faconauto, la patronal de los concesionarios, los descuentos comerciales rondan de media los 3.040 euros por coche.

Después del verano

El efecto sicológico de un plan de ayudas sobre el consumidor es evidente como se ha demostrado con anteriores planes. Por este motivo, en el sector consideran que el apoyo público a la compra contribuiría a reanimar las ventas, actualmente la mitad que hace cuatro años y en el punto más bajo de la serie histórica. Así, creen que finalmente el Gobierno podría afrontar esta tipo de ayudas aunque nunca a corto plazo; como pronto para después del verano o finales de año.