Cierre de la Bolsa

Día bajista

Día bajista. Por un lado, tenemos el hecho de que China ha bajado sus objetivos de crecimiento de este año al 7,5%. Puede parecer que aun así es mucho, pero la realidad es que es el menor objetivo de los últimos años, lo que ha hecho resentirse inmediatamente, como suele ser habitual, a los metales y sectoriales de materias primas.

Del lado del petróleo mucha tensión con rumores constantes de posibles acciones militares de Israel. También tenemos problemas serios en Grecia. Los acreedores privados no están aceptando de buen grado el PSI y la situación no tiene buena pinta. Vean en este resumen de José Luis Martínez Campuzano, estratega de Citi en España, lo peligrosa de la situación.

Según algunas informaciones el inicio del PSI ha sido mucho peor de lo esperado, con más de la mitad de los acreedores por el momento no aceptando el canje. Nada que ver con el porcentaje del 95 % para que finalmente sea un éxito. De hecho, sin estar aprobado ya comienzan a surgir voces en Europa anticipando nuevas ayudas en el futuro. El Gobierno griego amenaza con aplicar con carácter retroactivo la CAC, lo que inmediatamente convertiría en el canje voluntario en un default. Quizás es lo que ha llevado a Moodys a rebajar el rating de al deuda griega al nivel mínimo de C y a mantener el outlook futuro en el aire. El jueves tendremos el final del principio del canje, pero lejos de ser el final de la historia.

¿Nuestra opinión? Pensamos que el CAC será inevitable. Y esto podría tener un impacto aún por concretar en el mercado de CDS. Ya saben mi opinión al respecto. Lo de Grecia no tiene solución y tarde o temprano saldrá del euro además, por lo que Europa debería ir sentando las bases de este tema.

Pero aún hay más malas noticias. Y es que se ha publicado un dato de PMI de servicios peor de lo esperado de la eurozona, y claramente por debajo de la zona de contracción de 50, lo que deja claro que vamos a la recesión.

Desde luego unos más que otros, porque el de España ha sido muy duro, con una bajada enorme a poco más de 41, muy por debajo de lo esperado, y dejando claro que la envergadura de la recesión a la que se encamina España puede ser realmente importante. Las previsiones de la UE parecen una broma, con ese -1% para el 2012.

Por cierto, qué pocos comentarios en la desUE sobre la decisión de Rajoy de poner un objetivo de déficit más realista con la grave situación de la economía española, y es que casi todo el mundo cree que es un tema pactado, aunque por razones obvias la desUE no lo va a reconocer públicamente. Todo se centrará ahora en que en el 2013, se consiga el 3%. Lo curioso es que no sólo es España la que tendrá que hacer un gran esfuerzo para conseguirlo, otros países, lo tienen difícil, incluso algunos de los que hasta hace poco estaban en el núcleo duro del a "todo no", como Holanda.

La gran incertidumbre es qué va a pasar tras las próximas elecciones en Francia. Si finalmente ganara Hollande, parece que va a presentar un frente de oposición muy fuerte a Merkel, y otros países del núcleo duro, y Francia sí que tiene peso para cambiar enfoques.

En cualquier caso, la UE sigue dando claras muestras de no tener nada claro lo que se lleva entre manos, ni cómo tiene que hacer las cosas.

Aún resuenan las palmaditas que se daban en la espalda los miembros del BCE por el éxito de sus famosos LTRO, o repos al 1% a tres años entregados a los bancos europeos a cambio de colaterales de baja calidad, por lo que si ha habido impresión de dinero, pero cuidado con lo que está pasando.

Es evidente que se ha ayudado a los bancos, que lo necesitaban, está claro que ha sido un éxito desde el punto de vista de que ha conseguido que los tipos de interés a los que se financiaban los países más apurados como España e Italia bajaran por las compras de deuda pública con ese dinero, pero está claro que ha sido un fracaso total la medida para que el dinero llegara a la economía real, que necesita desesperadamente dinero para descongelar el mercado de préstamos entre bancos y para generar confianza real.

Tremendo el dato dado hoy de que 821.000 millones de euros están depositados en el BCE al 0,25%. Es un escándalo mayúsculo que el BCE consienta esta situación cuando la economía real está en una situación desesperada.

Es difícil de entender cómo consiente, que quitada una pequeña parte que fue a la deuda pública y a saneamientos de los bancos, esté todo el dinero depositado ahí.

Esto convierte la operación en ridícula. Se habría terminado antes comprando directamente lo que se ha comprado de deuda pública y prestando algo a los bancos por las vías normales, y destinando el resto del dinero a algún tipo de medidas que de verdad descongelara el crédit crunch.

En suma, que muchos países están cayendo en la pobreza, que la crisis es terrible, pero lo terrible, es que dinero hay para salir, el dinero está ahí, 821.000 millones de euros, pero aparcado en el BCE.

La realidad, es que el BCE intenta usar a los bancos como agente distribuidor del dinero, pero es cierto que nadie les ha preguntado a los bancos si querían ser esos agentes. Y evidentemente no lo están siendo. Siguen asustados y guardando el dinero, sin usarlo.

No creo que haga falta contratar a ningún genio en el BCE, para que tome medidas urgentes para evitar esta situación de bloqueo. Hay muchas que se pueden tomar para evitarlo. Pero de momento no hacen nada. El fenómeno es incluso más importante que cuando salió el primer LTRO.

Lo sorprendente es que precisamente hoy González Páramo ha hecho unas extrañas declaraciones según las cuales, el BCE "ve indicios" de que los bancos prestan a empresas y familias con el LTRO ¿¿?? Preocupante, sobre todo, porque parece que el BCE está fuera de la realidad que le circunda. ¿"Indicios" de que prestan?

Mientras, la desconfianza es mayor de lo que parece vista la anestesia de las bolsas. Hoy sale en todos los titulares el estudio de EPFR que muestra las mayores salidas de fondos europeos de bolsa en la semana pasada, con 21.000 millones de dólares, desde que se calculan los datos, es decir, desde 2007.