Los analistas opinan

¿Subir el IVA para lograr un déficit del 5,8%?

Los analistas ven realista las previsiones de déficit para este ejercicio, aunque ligeramente optimistas. Para conseguirlo no descartan que haya subidas de impuestos adicionales entre finales de este año o principios de 2013.

"Para alcanzar el objetivo de déficit del 5,8% anunciado por el presidente del Gobierno, Mariano Rajoy, el pasado viernes, se van a intentar reducir las partidas de gasto lo máximo posible apretando a las Comunidades Autónomas. Sin embargo, no descarto que el Gobierno tenga que recurrir a una subida de impuestos indirectos a finales de este año o principios de 2013". Estas palabras de Ignacio Cantos, director de análisis de Atlas Capital, resumen un sentimiento que hay en el mercado desde que el viernes se conociera el objetivo de déficit del Gobierno para 2012 y que está por encima del tope marcado por Bruselas en el 4,4%.

Los analistas tienen claro entonces que el Gobierno va a tratar de retrasar lo más posible la subida de impuestos pero es una fórmula a la que ya han recurrido. "Parte del ajuste de enero fue a través de la subida de impuestos directos", explica José Luis Martínez Campuzano, estratega de Citi en España. Sin embargo, el experto cree que esta medida se llevaría a cabo más adelante, teniendo en cuenta que "subir el IVA ahora aliviaría la necesidad de profundizar en el ajuste previsto ya del gasto. Pero entiendo que no se quiere reducir más el poder adquisitivo de las familias, con una reducción del empleo y una contención de salarios destacable".

El Gobierno de Mariano Rajoy no esperó el visto bueno de Bruselas y optó por elevar unilateralmente su objetivo de déficit de este año del 4,4% al 5,8%. Ello supone reducir el ajuste fiscal para este ejercicio en 15.000 millones y todo debido a las negras perspectivas de crecimiento de la economía española para la que prevén una caída del PIB del 1,7% para este año.

El anuncio del Gobierno no ha pillado por sorpresa al mercado. Soledad Pellón, estratega de Mercados de IG Markets, valora como algo muy positivo que "España, por una vez haga sus propios cálculos de reducción de déficit y no se deje llevar por las imposiciones de la UE". La experta considera más realista alcanzar el 5,8% que el nivel del 4,4% propuesto por Bruselas y más después de saber que el déficit del país es un 2% superior al que se estimaba en un primer momento.

Por su parte, Rafael Romero, director de inversiones de Unicorp Patrimonio (grupo Unicaja) cree que "antes de pensar en una subida de impuestos habrá que ver donde hacen los ajustes del presupuesto, entendiendo que intentarán reducir gasto antes de aumentar los ingresos. Habrá que estar pendiente de por donde vendrán los recortes".

Objetivo realista

"La realidad es que no tiene sentido entrar en el circulo vicioso de ajuste más recesión ajuste para finalmente incumplir las cifras de déficit: repartirlo en dos ejercicios que no acumular la mayor parte en el primero, también el primero de la legislatura es más razonable" asegura Campuzano.

Soledad Pellón, de IG Markets, recuerda que "hay un fuerte temor de que a España le pase lo mismo que a Portugal que, a causa de los fuertes recortes ejecutados, ha entrado en una fuerte recesión y no tiene muchas posibilidades de salir de la misma". La experta considera que ganarse la credibilidad de los mercados fortaleciendo nuestras cifras es importante y en ese plan entra la reducción del déficit pero "hay que hacerlo en la medida justa para que esa reducción del déficit no sea precisamente la causa de la recesión."

Reacción de los mercados

La semana ha empezado con descensos en las Bolsas, entre ellas la española. Sin embargo, los expertos no vinculan el objetivo de déficit anunciado el viernes con los números rojos del selectivo Ibex. De hecho, tanto "la prima de riesgo, que repuntó ligeramente el viernes, y las Bolsas, apenas han reaccionado a esta noticia", explica Romero.

Sin embargo, Soledad Pellón, si considera que los descensos de hoy tengan que ver en parte con esta noticia junto con "las perspectivas de crecimiento de China por debajo de lo esperado".