La cadena española de hamburgueserías prepara el salto a Francia

Peggy Sue's crecerá hasta 50 locales en 2012

Peggy Sue's crecerá hasta 50 locales en 2012
Peggy Sue's crecerá hasta 50 locales en 2012

Desligar el concepto de comida americana del tópico de mala calidad fue uno de los motivos que llevaron a un empresario de la industria musical al mundo de la hostelería. Y no a su modelo habitual. José Muñiz, fundador y propietario de las hamburgueserías Peggy Sue's, afirma que lo sucedido desde que abriera un pequeño local en la madrileña calle Amaniel en 2007 hasta ahora ha sido "mágico". Porque la que se denomina "hamburguesería del barrio" cuenta ya con 30 establecimientos repartidos por toda España y que serán 50 al finalizar el año, para facturar hasta 15 millones de euros al cierre de 2012.

"Después de abrir el primer local ocurrió que había colas de 50 personas, y acabamos teniendo cuatro establecimientos propios a finales de ese mismo año", afirma Muñiz, quien reconoce que "confiaba en que el negocio fuera capaz de generar muchos recursos, como así ha sido". Lo primero que llama la atención al entrar en una de sus hamburgueserías es su estética. Ambientadas en los años cincuenta norteamericanos, donde no faltan unos colores llamativos y las gramolas de la época para escoger el hilo musical, su decoración no fue elegida por casualidad: "Los años cincuenta americanos son mágicos. De alguna manera inconsciente, era una forma muy bella de recuperar la ilusión por hacer cosas en un momento difícil como el que atravesamos, porque eso era lo que significaron los cincuenta después de la II Guerra Mundial: consumo, diversión", aunque defiende Muñiz que "desde el principio tuvimos mucho cuidado en que nuestro éxito no se basara solo en la parte estética, que es algo pasajero y copiable. De hecho, tenemos unos 15 imitadores. Es escandaloso".

Peggy Sue's ha encontrado en el franquiciado la forma más rápida para crecer, de tal modo que le permite abrir un nuevo local cada 10 días. José Muñiz no esconde los miedos que le surgieron antes de abrir su negocio a nuevos emprendedores, principalmente que "el negocio perdiese el alma con el que nació", además de un componente humano "difícil de manejar".

Podría decirse que el nacimiento y crecimiento de Peggy Sue's no se ha encontrado con demasiados obstáculos en el camino. Su mayor problema, como reconoce su dueño, ha sido aguantar un crecimiento muy rápido sin tener que pedir financiación, una decisión tomada por él mismo: "Nuestra primera operación financiera, que además ha sido muy pequeña, la acabamos de hacer ahora, cinco años después de la primera apertura. Peggy Sue's es un negocio muy honesto y con los números muy claros. Con la que está cayendo, todos los locales ganan dinero todos los meses". La facturación mensual del conjunto de los locales alcanza el millón de euros.

Sin embargo, lo que parece un crecimiento difícil de parar tiene su techo. Un límite que pone su mismo propietario: "Creo que el techo en España son 70 locales. No quiero saturar, como ha pasado con otras marcas. La avaricia rompe el saco". Hasta llegar a esa cifra, el crecimiento se basará en "recuperar la senda de los locales propios", llegando al 20% del total para este año. Y a partir de ahí, la expansión internacional, en forma de dos locales en Francia, y al menos uno de ellos abierto antes de Navidad.

El mayor crecimiento de la empresa ha coincidido con los dos años más duros desde que empezara la crisis. Para Muñiz, el papel de los emprendedores para superarla es clave: "La revolución pendiente es la de los pequeños empresarios. Pero, extrañamente, tenemos una Administración que se ha convertido en nuestro enemigo". Para esa revolución, sostiene, es necesario un cambio de mentalidad en una generación que "preferiría trabajar por cuenta ajena", y además una "ley de quiebra seria. En EE UU, los grandes empresarios se han arruinado tres veces. Aquí, si quiebras, quedas señalado". También defiende el papel de los empresarios que, según él, "seguimos siendo los malos de la película, y normalmente somos gente honesta que intenta salir adelante". Y también se muestra partidario de la nueva reforma laboral, que valora como un "paso muy valiente y necesario", aunque cree que "se ha quedado corta". Muñiz espera ahora el mismo éxito en sus dos nuevos proyectos, centrados en la comida española.

Las claves

Crecimiento: la cadena más que duplicó el número de locales de 2010 a 2011. El techo fijado para España está en 70 establecimientos.

Facturación: los 30 locales facturan en conjunto un millón de euros al mes. Para el total de 2012, con las nuevas aperturas previstas, quiere llegar a 15 millones.

Elaboración propia: el 75% de los productos son elaborados en la cocina central ubicada en Getafe, que surte cada día a los locales tanto de Madrid como de fuera de la región.