20 aerolíneas quebradas desde 2000 expulsan a 1.500 tripulantes

Uno de cada tres pilotos se ve forzado a emigrar o a bajar su salario un 65%

La quiebra de 20 aerolíneas españolas en una década y el parón de contrataciones en Iberia y Air Europa han forzado a emigrar a unos 1.200 pilotos, de 3.800 en activo, o a aceptar rebajas salariales entre el 60% y el 80% en las low cost. Compañías asiáticas, del Golfo y de Latinoamérica realizan reclutas en España en demanda de 600 pilotos con experiencia.

El fenómeno JESP (jóvenes emigrantes sobradamente preparados) tiene en el colectivo de los pilotos de aviación civil española un claro exponente. De los 3.800 tripulantes técnicos que están en activo, algo más de 1.200 vuelan para empresas extranjeras. El resto, hasta 6.500 pilotos titulados, 900 están jubilados y 1.800 son parados o jóvenes sin experiencia.

Las razones de esta altísima tasa de emigración en una profesión en la que los costes de formación para conseguir el título superan los 75.000 euros hay que buscarlas en tres factores principales. El primero, la sequía de contrataciones en el mercado interior. Iberia no ficha un solo piloto desde 2003. Air Europa ha realizado contrataciones para su línea Express que finalmente no cuajó.

El segundo, que los proyectos que realmente han funcionado, los de las aerolíneas de bajos costes, Easyjet, Vueling/Clickair o ahora Iberia Express, marcan una drástica rebaja en las condiciones salariales y de trabajo para sus pilotos. Mientras que un comandante de larga experiencia en Iberia se embolsa al mes hasta 8.000 euros netos, el mismo perfil en una de las low cost citadas es remunerado con 3.500. La diferencia entre los segundos comandantes es mayor. Mientras que un copiloto de corto y medio radio de Iberia gana 4.000 euros mensuales, en una aerolínea de bajos costes se ingresa percibiendo 850 euros (en algunas low cost los segundos llegan a pagar por pilotar y conseguir de este modo horas de vuelo).

La tercera causa que ha contribuido a convertir al colectivo de pilotos en una profesión de bajos costes hay que buscarla en la dramática mortandad que ha aquejado a las aerolíneas españolas durante la última década. La epidemia ha dejado en la calle a unos 1.500 pilotos.

La lista de empresas desaparecidas es interminable: Air Madrid, Air Comet, Futura, Quantum (anteriormente había quebrado como Aebal), Andalusair, Air Almería, South Atlantic, Regional Wings, Vising Operaciones, Air Asturias, Lagunair, Air Catalunya, Prima Air, LTE, Bravo Arlines, Gadair, Hola Airlines, Air Class Airways o Girjet. La última de la lista es Spanair.

El drama del despido tras la desaparición de una aerolínea afecta a los pilotos, pero en mayor medida al resto de los colectivos del sector: TCP, técnicos, trabajadores de handling, administrativos, etc. Por cada piloto que queda sin trabajo, existen entre cinco y ocho trabajadores de estas actividades que también quedarán en el paro.

De hecho, el de pilotos es el colectivo que tiene mayor facilidad para volver a colocarse, e incluso mejorar sus condiciones salariales... eso sí, optando por la emigración.

En los últimos tiempos, 12 compañías aéreas extranjeras han realizado reclutas de pilotos en España, en los que han contratado a unos 600 profesionales. Algunas, como Emirates o Qatar, han realizado el programa de enganche por ellos mismos. Empresas latinoamericanas como Lan Perú o Pluna; chinas como Hong Kong Airlines, Hainan Air, Tianjin, Air China y Spring, o la saudí Nasaviation han utilizado como intermediarios en las reclutas al sindicato español de pilotos Sepla que ha puesto en marcha el proyecto VIA con el fin de recolocar a sus afiliados.

El fenómeno de la emigración de pilotos españoles no es nuevo y se ha ido agudizando a medida que las distintas aerolíneas nacionales han ido quebrando. A día de hoy, existen importantes contingentes de tripulantes nacionales en la compañías citadas y en otras como Turkish, Korean, Vietnam Airlines, Kingfisher o JetAir.

Las mejores condiciones económicas las ofrecen las compañías asiáticas, después las del Golfo y, por último, las latinoamericanas. Algunos puesto incluyen alojamiento pagado, seguros médicos o trabajo para el cónyuge.

Ofertas para los 391 tripulantes de Spanair

Boeing, el fabricante estadounidense de aeronaves, ha realizado un informe en el que asegura que desde ahora hasta 2020 se necesitarán 23.300 nuevos pilotos al año. Las zonas de crecimiento de la aviación están en los países emergentes. Y con ese destino, en concreto hacia China, saldrán en breve los 50 primeros antiguos pilotos de Spanair seleccionados por las empresas aeronáuticas del grupo Hainan para pasar los preceptivos exámenes médicos, antes de incorporarse a sus nuevos trabajos. La precontratación de hasta 150 tripulantes de Spanair por Hainan se concretó en el mes de febrero con la mediación del Sepla. Al parecer, otros 50 pilotos de la aerolínea quebrada se incorporarán a Vueling.