Cifra de negocio

Las inmobiliarias cotizadas han ingresado 1.000 millones menos

En 2011 descendió el traspaso de activos a la banca

La suma de los ingresos registrados por las seis mayores inmobiliarias españolas presentes en Bolsa -Colonial, Metrovacesa, Reyal, Martinsa Fadesa, Quabit y Realia- descendió el pasado año en 985 millones en comparación con 2010. Durante el pasado ejercicio los acuerdos de traspaso de activos de las inmobiliarias a sus bancos acreedores para reducir deuda fueron de menor cuantía que los firmados en 2010, lo que explica en gran medida la caída de ingresos en 2011.

Tan solo Quabit, presidida por Félix Abánades, logró mejorar su cifra de negocio en 2011. El resto ingresó una cifra inferior a la alcanzada en 2010. Reyal Urbis ha pasado de facturar 713 millones en 2010 a 243 millones el pasado año. En 2010 Reyal acordó el traspaso de activos a la banca acreedora por valor de 404 millones.

La compañía presidida por Rafael Santamaría explica en sus últimas cuentas anuales que ha provisionado 22,4 millones por su participación en Castellana 200, el complejo que la inmobiliaria edifica en el paseo de la Castellana, en Madrid, asociada en una sociedad con los bancos acreedores.

Además la compañía indica que Promodomus, la empresa inmobiliaria en la que participa con BBVA, presenta unos fondos propios negativos por importe de 18 millones.

La facturación de Martinsa Fadesa ha caído más de un 50% en un año. En 2010 facturó 454 millones y el año pasado 180 millones. En 2011 la compañía presidida por Fernando Martín generó en España solo el 12% de su negocio total, mientras que en 2010 el mercado nacional supuso el 66% de su facturación. Las seis inmobiliarias cotizadas suman a 31 de diciembre de 2011 una deuda similar a la de 2010, cerca de 20.000 millones.

Reyal Urbis y Realia, la inmobiliaria participada por FCC y Bankia, tratarán de alcanzar un acuerdo con sus bancos acreedores para refinanciar su deuda. Ninguna de las dos logró el año pasado reducir la cifra de deuda que tenían en 2010.

Quabit alcanzó en enero un acuerdo de refinanciación, aunque dos entidades todavía no la han firmado.

El auditor advierte, por enésima vez

Los auditores de las cuentas de 2011 de las inmobiliarias cotizadas llaman la atención en sus informes sobre las dudas que planean sobre las capacidades de las compañías para mantener su actividad en el actual contexto de grave crisis económica. Sobre Reyal, Deloitte indica que la capacidad del grupo para hacer frente a sus pasivos "está sujeta al éxito de sus operaciones futuras (...)". También Deloitte advierte sobre Colonial que la compañía mantiene "registrados impuestos diferidos de activo y de pasivo por importes de 785 y 189 millones respectivamente". Sobre Quabit el auditor de sus cuentas, Ernst & Young, señala que hay "incertidumbres significativas sobre la capacidad de la sociedad para continuar su actividad y para realizar sus activos y liquidar sus pasivos por los importes" con que figuran.