Al menos en el corto plazo

OHL escucha al mercado y se olvida de la salida a Bolsa de su área de concesiones

El presidente de OHL, Juan Miguel Villar Mir, fue ayer taxativo al rechazar cualquier posibilidad de salida a Bolsa de OHL Concesiones, al menos en el corto plazo. Fue a finales de julio de 2011 cuando el grupo inició los "trabajos preliminares para estudiar" una operación con la que pretendía colocar hasta un 30% del capital de la filial en una OPV y OPS. Ahora, la marcha atrás por prudencia.

"Cuando anunciamos la intención de hacer cotizar a la filial, la acogida del mercado fue bastante mala, por lo que hemos decidido dejar de pensar en ello", dijo el empresario ante un nutrido grupo de analistas. OHL Concesiones, con diez años de vida, funciona ya con independencia financiera de la matriz, a la que aporta el 77% del ebitda.

En cuanto a los resultados de 2011, el grupo mantiene el ritmo de crecimiento de los últimos años. La facturación, de 4.869 millones, mejora un 2,1% pese a la caída del 19% en construcción nacional. El ebitda crece un 23%, hasta 1.219 millones, y arroja un rendimiento bruto del 25%. Este incremento de ebitda, muy por encima de la evolución de las ventas, se explica por el mayor grado de madurez de las concesiones, lo que va parejo a más aportación de beneficio bruto de explotación. El beneficio neto, por su parte, es de 223 millones, con un avance del 14%.

OHL 1,00 0,15%

Para 2012 Villar Mir marca como guías un alza de doble dígito en las principales magnitudes. También se propone rebajar la deuda neta con recurso (actualmente de 1.025 millones) a dos veces el ebitda con recurso (hoy de 337 millones). El ratio es de tres veces al cierre de 2011. El objetivo con esa mejora es recuperar el grado de inversión.