Advierte que una rebaja no mejorará su calificación crediticia

Fitch solicita un objetivo de déficit real para España en 2012

Fitch ha advertido de que no mejorará la calificación de España por mucho que la Unión Europea facilite el proceso de consolidación fiscal, algo que la agencia ha pedido porque en su opinión es necesario establecer un objetivo de déficit real para España en 2012.

La agencia recuerda en un comunicado que España debe reducir su déficit fiscal hasta el 4,4% del PIB este año, un objetivo irreal si se tiene en cuenta que el país ni siquiera pudo reducir en 2011 el desfase de sus cuentas públicas hasta el 6% del PIB.

De hecho, Fitch ha incidido en que a finales de enero, cuando rebajó la nota de solvencia de España dos escalones, ellos ya asumieron que el déficit público en 2012 sería del 6% del PIB y eso que aún no se conocía que el año pasado el agujero llegó al 8,51%.

Para la agencia, el hecho de no lograr reducir en 2011 el déficit fiscal al 6% del PIB previsto indica que España necesitará más tiempo del que se suponía para reconducir sus cuentas y es ahí donde surge la posibilidad de que la Unión Europea relaje los objetivos.

En cualquier caso, si esto se consiguiera, Fitch ha advertido de que no mejoraría la calificación de España, que sigue estando en perspectiva negativa por los riesgos de la crisis de deuda en Europa y la posibilidad de que el déficit de este año sea mayor del que la agencia prevé.

Fitch aprovecha para destacar que el Partido Popular aprobó a poco de tomar el poder buena parte de las medidas de reducción de gastos y aumento de los ingresos y confía en que el Gobierno no dará marcha atrás en su compromiso de consolidación fiscal.