Barajan la fecha del 29 de marzo

Los sindicatos elevan la presión a Rajoy con amenaza de huelga general

UGT y CC OO elevan la presión sobre el Gobierno por la reforma laboral, para la que se baraja la fecha del 29 de marzo, un día antes de la fecha en la que el Gobierno prevé la aprobación de los Presupuestos de 2012. A una semana de la convalidación del texto en el Congreso, los sindicatos prefieren la negociación, pero no descartan un paro general.

Los secretarios generales de UGT, Cándido Méndez, y CC OO, Ignacio Fernández Toxo; el secretario genreral de CC OO-Madrid, Javier López, y el de UGT-Madrid, José Ricardo Martínez
Los secretarios generales de UGT, Cándido Méndez, y CC OO, Ignacio Fernández Toxo; el secretario genreral de CC OO-Madrid, Javier López, y el de UGT-Madrid, José Ricardo Martínez

CC OO y UGT esperan una respuesta del presidente del Gobierno, Mariano Rajoy, a su solicitud de la apertura "urgente" de una mesa de diálogo para abordar la reforma laboral, en vigor desde el 11 de febrero. El texto llegará al Congreso la próxima semana para su convalidación y posterior tramitación como proyecto de ley, para la que el Ejecutivo tiene el apoyo de CiU por el momento.

El líder de CC OO, Ignacio Fernández Toxo, que preside también la Conferencia Europea de Sindicatos (CES), negó ayer en Bruselas que se haya tomado una decisión sobre la convocatoria de una huelga general. Los sindicatos prefieren "trabajar en el escenario de la negociación", pero no renuncian a "ningún instrumento democrático, incluida la huelga general". Pero lo cierto que CC OO y UGT están elevando la presión sobre el Gobierno para desmontar en el trámite parlamentario los puntos con los que están más en desacuerdo de la reforma.

Propuestas de modificación

Los sindicatos enviarán en los próximos días al Gobierno las propuestas de modificación del estatuto de los trabajadores para evitar "la destrucción de empleo" que va a causar la reforma. No hay prevista huelga, pero los sindicatos españoles convocarán "una nueva oleada de manifestaciones" en España para el fin de semana del 10 y 11 de marzo. Ayer se celebraron movilizaciones en varias ciudades a escala europea, a la que seguirán protestas en toda España el 8 de marzo (Día Internacional de la Mujer).

CC OO y UGT recuerdan que tienen alternativas al real decreto ley del Gobierno, que se basan en el Acuerdo para el Empleo y la Negociación Colectiva suscrito por la patronal y los sindicatos el 25 de enero. "Por todo ello, creemos que en este momento la prioridad es impulsar el proceso sostenido y creciente de movilización y apurar todas las vías de negociación con el Gobierno para cambiar la reforma laboral", manifestaron ayer los sindicatos en un comunicado conjunto.

Las centrales están barajando convocar una huelga general entre el 19 y el 29 de marzo. El Gobierno quiere evitar que el clima de descontento perjudique electoralmente al PP en las elecciones andaluzas del 25 de marzo, en las que la formación que preside Mariano Rajoy se ve ganadora.

La decisión final se tomará el 9 de marzo, ya que ese día CC OO y UGT reúnen a sus órganos confederales. No obstante, los líderes de ambos sindicatos en Madrid advirtieron ayer de que "no van desencaminadas" las informaciones que apuntan a que habrá huelga general el 29 de marzo. El portavoz parlamentario del PP, Alfonso Alonso, dijo ayer que ni su partido ni el Gobierno tienen miedo a la posibilidad de que los sindicatos convoquen una huelga general y que a lo que sí temen es a las cifras del paro, que ya han alcanzado los 5,3 millones de desempleados. Tras reunirse con la ministra de Empleo, Fátima Báñez, Alonso explicó que "el Gobierno teme las cifras del paro, y con eso trabaja", limitándose a expresar su "respeto a las posiciones de los agentes sociales en el ejercicio de sus derechos".

Toxo calificó ayer de "suicida" que se mantengan los actuales objetivos de déficit para España en 2012 (-4,4%) y 2013 (-3%) porque los ajustes necesarios para cumplirlos tendrían efectos "demoledores". El líder de los sindicatos europeos cree en la necesidad de "corregir las políticas orientadas exclusivamente a la reducción del déficit público".

Calendario de protestas

29 de febrero. La Confederación Europea de Sindicatos convocó ayer en varias ciudades comunitarias manifestaciones contra las políticas de ajuste de Bruselas.

8, 10 y 11 de marzo. El Día Internacional de la Mujer se celebrarán actos de protesta en toda España. El fin de semana posterior habrá una "nueva oleada de manifestaciones" en distintos puntos del país.

29 de marzo. Los sindicatos barajan esta fecha para celebrar una huelga general, que podría adelantarse a otra fecha a partir del día 19.

El PSOE ultima un texto alternativo a la reforma

Los socialistas están preparando un texto alternativo al real decreto ley del 10 de febrero. El líder del PSOE, Alfredo Pérez Rubalcaba, anunció ayer que dicho texto incorporará todo el paquete de propuestas incluidas en el programa electoral para estimular la contratación y el último acuerdo de rentas entre empresarios y sindicatos.

El PSOE apuesta por una nueva regulación de la contratación a tiempo parcial para que los desempleados suplan a los trabajadores en activo durante los periodos en los que estos estén recibiendo formación. El programa electoral incluía también la apuesta por nuevas fórmulas de estímulo para el empleo para los parados que reciben la prestación, pero sin alterar sus derechos. También son partidarios de nuevas fórmulas de utilización del seguro de desempleo para mejorar su empleabilidad. Los socialistas quieren reordenar las ayudas a la contratación para dirigirlas a promover el empleo en colectivos con especiales dificultades de inserción. Rubalcaba recordó ayer que el PSOE es partidario de la flexibilidad interna dentro de la empresa, que esto ya figuraba en la reforma laboral de 2010, pero rechaza la "flexibilidad unilateral" que supone el real decreto ley aprobado por el Gobierno porque se da al empresario poder para modificar a peor las condiciones laborales de la plantilla.

Para el PSOE, es prioritario fomentar el empleo de las personas trabajadoras de más edad. Con la reforma de las pensiones, las empresas con beneficios y más de 50 empleados que presenten un ERE deberán asumir los gastos de las prestaciones de desempleo de los afectados. Los socialistas proponen que este dinero se destine a sufragar incentivos a la contratación de los trabajadores de más edad.