Escasa confianza

Trabajadores y empresarios, huérfanos de representación

La mitad de los afiliados a un sindicato no se sienten representados por él.

Que no, que no, que no nos representan!". Este fue uno de los gritos más coreados en las últimas manifestaciones del movimiento social 15-M y estaba dirigido a un amplio espectro de colectivos como políticos, sindicalistas o empresarios. Y es que entre los múltiples y nocivos efectos de la crisis económica en los últimos cuatro años, se encuentra una pérdida generalizada de confianza por parte de los trabajadores y los empresarios en sus organizaciones representativas.

Esta afirmación está refrendada por un reciente estudio del portal de búsqueda de empleo Infojobs, según el cual siete de cada diez trabajadores creen que los sindicatos no les representan. Y este porcentaje se sitúa en el 58,5% de los patronos respecto a sus asociaciones.

El principal motivo de este sentimiento de no representatividad es, según los consultados, que patronales y sindicatos "son colectivos que únicamente miran por sus intereses"; y, en segundo lugar, porque consideran que estos representantes han perdido el poder de negociación que tenían. De hecho, el 70% de los trabajadores por cuenta ajena reprocha a los sindicatos que en las últimas reformas del mercado de trabajo y de las pensiones (sin incluir la última gran reforma del PP aprobada después de realizarse este estudio) "les faltó firmeza para defender los derechos de los asalariados" o, directamente "no representaron sus intereses". Si bien en esta evaluación, los empresarios fueron algo más magnánimos y solo la mitad de ellos ofreció esta misma visión negativa respecto a la negociación de las últimas reformas.

Poca afiliación

Este escepticismo podría justificarse a primera vista en el hecho de que en España la afiliación a un sindicato o a una organización patronal está muy poco extendida; sobre todo si se compara con otros países como Alemania o Francia.

Así, en esta muestra se indica que solo el 23% de los asalariados y el 13% de los parados dice estar afiliado a un sindicato. Mientras que entre los empresarios, la mayor tasa de afiliación se da en aquellos que tienen más de diez trabajadores (casi uno de cada tres pertenece a una organización patronal); pero apenas uno de cada diez autónomos es miembro de una de estas asociaciones gremiales.

Sin embargo, esta falta de afiliación no es la causa del actual recelo hacia estas organizaciones porque incluso la mitad de los propios afiliados a un sindicato declaran que no se sienten representados por su propia organización; y lo mismo ocurre con uno de cada tres patronos.

El modelo actual, en cuestión

La mayoría de los agentes del mercado laboral van al origen del problema y ponen en cuestión el actual modelo de representatividad laboral. Uno de cada dos empresarios (tengan o no asalariados) cree que la patronal está obsoleta, advierte el trabajo elaborado por Infojobs. Y solo uno de cada cuatro defiende a las organizaciones empresariales, aunque la mayoría de estos cree que "deberían adaptarse a las nuevas necesidades y circunstancias".

Entre los trabajadores las opiniones respecto al actual modelo sindical están más divididas. El 46% lo rechaza frontalmente y cree que sería necesario buscar otro modelo de representatividad de la fuerza laboral.

Y son muchos más que los empresarios (el 43%) los que aceptan el sistema vigente, pero creen que serían necesarias pequeñas adaptaciones de las centrales sindicales a los cambios del mercado. Solo uno de cada diez trabajadores acepta el modelo tal y como está hoy en día.

A pesar de este cuestionamiento del actual sistema de representación, la mayoría de empresarios y trabajadores consultados tampoco cree que sería oportuno que colectivos como el del 15-M modificaran las decisiones futuras del Gobierno, la patronal o los sindicatos. Incluso el 55% de los parados comparte esta opinión.

Dicho esto, el grupo más pesimista respecto al mantenimiento del movimiento de los indignados en un futuro son los empresarios, seguidos de los asalariados por cuenta ajena: más del 80% y el 76%, respectivamente creen que el 15-M perderá intensidad con el tiempo.

Ayudas

Ocho de cada diez empresarios creen que las ayudas que reciben para su actividad son insuficientes o inadecuadas. Solo el 3,6% se muestra satisfecho con el apoyo a los emprendedores y el 14% considera que cada uno debe sacar solo su proyecto adelante.