Negocia con el Banco de España

Unicaja pide ayudas para seguir adelante con fusión de Caja España

Unicaja no está dispuesta a seguir adelante con la fusión de Caja España-Duero si no se le conceden ayudas que mitiguen el impacto en las cuentas de la castellanoleonesa que tendrán las nuevas exigencias de provisiones impuestas por el Gobierno.

La entidad de ahorros andaluza Unicaja se ha planteado obtener ayudas para continuar con su proceso de fusión con Caja España-Duero ante las exigencias de la reforma financiera que suponen que la entidad castellanoleonesa precise una dotación de 1.140 millones de euros, según han asegurado fuentes financieras a Efe.

Y en este proceso las reuniones con el Banco de España, que actúa como mediador para que la entidad que preside Braulio Medel no dé marcha atrás en el proceso de fusión, son continuas. De hecho, este pasado jueves se reunían con Pedro González, responsable de inspección del Banco de España para el sector de cajas, dos altos ejecutivos de Unicaja, Juan José Navarro, director de planificación y control, y Manuel Azuaga, director general de Unicaja.

Los nuevos criterios de solvencia que suponen para Unicaja unos 691 millones más no plantean problemas para esta entidad con sede en Málaga, según las citadas fuentes, sino que la dificultad estriba en los 1.140 de Caja España-Duero, que dejaría -aseguran- "el 'core capital' temblando" y "justito" por encima del porcentaje exigido.

El horizonte para el saneamiento de las entidades es finales de marzo y, según las fuentes financieras, Unicaja, presidida por Braulio Medel, no tendría problemas en solitario, al estar "de las primeras de España".